güímar

Tres familias regresan a Las Bajas pese a que no ha terminado el desalojo

Dejaron sus casas por unas obras, para asegurar el talud, que iban a durar cuatro meses y estas están paralizadas desde hace un año
El entonces alcalde, Airam Puerta, cuando se desalojó a los vecinos en marzo de 2021.
Airam Puerta, en marzo de 2021, cuando comunicó el desalojo a los vecinos de Las Bajas. DA

No han aguantado más. Tres familias de las siete desalojadas en el poblado de Las Bajas, en Güímar, que tenían allí su única vivienda, han regresado a las mismas pese a que se mantiene el precinto de la zona por no haberse acabado aún las obras de emergencia decretadas en marzo de 2021 por el Ayuntamiento, ante el riesgo por desprendimientos. Estas tres familias habitan de nuevo en sus viviendas después de que no puedan seguir disponiendo de los pisos de alquiler que sufragaba la empresa constructora, que paralizó las obras en septiembre, con el 75% de la misma realizada, porque los servicios jurídicos del Consistorio rechazaron el pago de una certificación superior al millón de euros, cuando el presupuesto aprobado no superaba los 345.000, y cuatro meses de ejecución.

No han pasado cuatro meses, sino un año y medio desde que los vecinos de ese enclave costero, entre El Puertito y Punta Prieta, han estado fuera de sus casas, casi todas ellas, por otra parte, sujetas a una posible demolición, al estar en dominio público y terrestre (DPMT), según notificaciones que, a raíz del desalojo, comenzaron a llegarle a los vecinos. “Lo de Costas -afirma Ana Hernández, una de las vecinas afectadas- va para largo, ahora lo que nos urge es regresar a nuestras casas o que el Ayuntamiento se comprometa a seguir pagando el alquiler”.

Precisamente Ana tiene una orden de desalojo del actual piso que tiene alquilado en El Puertito para el próximo mes y asegura que “tendré que irme bajo un puente o regresar a mi casa, como han hecho esas tres familias”. Al ser preguntada por las ayudas de alquiler anunciadas por el grupo de Gobierno, la afectada comentó que “llevo dos semanas esperando hablar y, en mi caso, porque estoy en paro, puedo acogerme a esas ayudas de Servicios Sociales, pero hay muchos que ganan 1.000 o 1.500 euros o no están empadronados en el municipio que no pueden acceder a ellas. No queremos ayudas de Servicios Sociales, sino que nos paguen el alquiler como nos prometieron cuando desalojamos voluntariamente Las Bajas”, remarcó.

EL actual alcalde guimarero, Gustavo Pérez, manifestó que el asunto es “muy complejo” y adelantó que cabe la posibilidad de que otra empresa pudiera acabar las obras no finalizadas y levantar el precinto del camino que une El Puertito con Punta Prieta, en el talud de los túneles de la TF-1.

TE PUEDE INTERESAR