la palma

Los niveles de dióxido de azufre en el volcán de La Palma, en claro descenso

Ha pasado de más de 100.000 toneladas diarias a apenas tres al día
Afectados de Puerto Naos y La Bombilla pedirán medidas cautelares para volver a sus casas

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha registrado un descenso significativo en la emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por parte del volcán de La Palma, durante su fase post-eruptiva, al pasar de más de 100.000 toneladas diarias a apenas tres al día.

Involcan ha continuado monitorizando las tasas de emisión de SO2 del volcán que entró en erupción en Cumbre Vieja en septiembre de 2021 y señala al respecto que son “insignificantes” si se comparan con las registradas durante la fase eruptiva, cuando llegaron a alcanzar valores superiores a las 100.000 toneladas diarias.

Los registros obtenidos durante la fase post-eruptiva reflejan un descenso significativo de los niveles de emisión de SO2 que alcanzan los 2 órdenes de magnitud, de aproximadamente 669 a 3 toneladas diarias, ha precisado el instituto científico en sus redes sociales.

Durante esta fase post-eruptiva y dada las bajas tasas de emisión de SO2 procedente del volcán de La Palma, la monitorización de este parámetro sólo se ha podido materializar a través de observaciones realizadas desde tierra mediante el uso de sensores ópticos remotos tipo miniDOAS en posición móvil terrestre, y aérea con la instrumentación instalada en un todoterreno y en un vehículo aéreo no tripulado, un dron, respectivamente.

El impacto de la emisión de SO2 por el volcán de La Palma durante su fase post-eruptiva sobre los niveles de inmisión de SO2 en el Valle de Aridane, esto es la concentración que alcanza este contaminante atmosférico emitido por el volcán en el aire ambiente exterior a nivel del suelo, “ha sido y es relativamente muy pequeño”, puntualiza Involcan.

Al respecto, explica que la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire del Gobierno de Canarias dispone de estaciones instrumentales en El Paso y Las Manchas que registran continuamente los niveles de inmisión de SO2 y los resultados obtenidos reflejan que la mayoría de los registros son inferiores a los 40 microgramos por metro cúbico.

Estos niveles de inmisión son mucho menores que el valor límite horario del SO2 (350 microgramos por metro cúbico) para la protección de la salud humana, según los criterios establecidos por la legislación vigente sobre el Índice de Calidad del Aire (ICA).

En el marco de esta legislación y el registro de estos dos puntos de seguimiento y medida se puede concluir que la calidad del aire en el Valle de Aridane, en lo que respecta este contaminante atmósferico (SO2), es razonablemente buena (≤ 200 microgramos por metro cúbico) e incluso buena (≤ 100 microgramos por metro cúbico)

Las emisiones de gases volcánicos son una parte integral de la monitorización volcánica en todo el mundo y se pueden interpretar para comprender el estado de un volcán, así como la evolución de un proceso eruptivo.

Añade que Involcan fue la única institución científica española que realizó un seguimiento y medida de la emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera durante la erupción del volcán de La Palma.

Este trabajo se ejecutó en colaboración la Universidad de Manchester (Reino Unido) y durante el proceso eruptivo la monitorización de este parámetro se realizó a través de observaciones realizadas desde tierra, mediante el uso de sensores ópticos remotos tipo miniDOAS por tierra en un todoterreno, por aire con un helicóptero y por mar con una patrullera.

También se efectuó a través de instrumentos satelitales (Sentinel-5P TROPOMI), cuyos datos se combinaron con las herramientas de análisis de trayectoria inversa PlumeTraj para generar datos subdiarios de emisión de SO2.

Durante el proceso eruptivo y especialmente durante sus primeros 10 días, se llegaron a registrar tasas de emisión de SO2 superiores a las 100.000 toneladas diarias.

Estos grandes niveles de emisión de SO2 y el enorme daño que ya estaban ocasionando las coladas de lavas durante esos primeros 10 días llevaron al Involcan a acuñar la erupción de Cumbre Vieja de 2021 como el proceso eruptivo más importante de Europa durante los últimos 75 años, observación que se transmitió a los presidentes español y canario, Pedro Sánchez y Ángel Víctor Torres, respectivamente, en la primera quincena de octubre de 2021.

La monitorización de este importante parámetro fue fundamental para conocer la evolución del proceso eruptivo e incluso se convirtió en una herramienta de utilidad para pronosticar la finalización de la erupción del volcán de La Palma con una certidumbre “aceptable”, continúa el centro volcanológico.

La colaboración de la Guardia Civil con sus patrulleras y helicópteros fue muy importante para que Involcan pudiera realizar esta monitorización desde tierra, añade el centro, que también indica que la realización de esta actividad científica ha sido posible gracias al proyecto VOLRISKMAC II (MAC2/3.5b/328) co-financiado por la Comisión Europea a través del Programa de Cooperación INTERREG V-A España-Portugal MAC 2014-2020.

TE PUEDE INTERESAR