santa cruz de tenerife

Solo la línea 014 de Titsa seguirá su recorrido por la calle Serrano tras las obras, algo que los vecinos no comparten

El Área de Movilidad avanza que invertirá 75.000 euros para que a final de año todas las guaguas pasen por Ramón y Cajal, donde están previstas obras con el fin de contar con un carril ascendente
Solo la línea 014 de Titsa seguirá su recorrido por la calle Serrano tras las obras, algo que los vecinos no comparten
Las pancartas de la calle Serrano, de momento, se quedan. | DA

Una sensación “agridulce”. Así definen los vecinos de la calle Serrano de Santa Cruz su estado de ánimo tras la reunión que mantuvieron ayer con el área de Movilidad del Ayuntamiento capitalino para abordar su petición de que las guaguas no vuelvan a pasar por esta vía tras las obras de asfaltado que se están llevando a cabo.

En esa reunión se les avanzó que cuando terminen esas obras, cinco de las seis líneas de guaguas que llevan 15 años pasando por su calle dejarán de hacerlo, pero la línea 014, la más importante, con los vehículos más grandes, sí que seguirá pasando puesto que no pueden seguir dejando sin esta línea a otros puntos de la ciudad que durante estas semanas se han visto perjudicadas.

Para los vecinos este anuncio no es lo que esperaban, y menos que, según les avanzaron los técnicos del Área de Movilidad, cuya responsable Evelyn Alonso estuvo presente en la reunión, no será hasta el mes de diciembre cuando se pueda implementar la solución propuesta por el Consistorio, la de que las guaguas suban por Ramón y Cajal, ya que se hace necesario afrontar un proyecto de obra que supondrá una inversión de 75.000 euros.

Según explican los vecinos “nos han dicho que de las 185 guaguas que pasan a diario solo pasará la 014, lo que supone el 45%, pero eso son 100 guaguas diarias, y eso siguen siendo muchísimas”. Desde el Ayuntamiento de Santa Cruz se explica que hay seis líneas que circulan por la calle (014, 026, 228, 901, 971 y 972), ahora mismo todas ellas están desviadas afectando a unos 1.300 usuarios. Así, lo que se propone es que cuando termine la obra, se mantienen todas con los actuales desvíos por la obra, excepto la 014, que regresará a la calle Serrano, ya que la mitad de esos usuarios utilizan esta línea y no es posible mantener durante más tiempo esta afección.

La propuesta es que antes de final de año el Ayuntamiento invertirá 75.000 euros en acondicionar los dos primeros tramos de Ramón y Cajal para hacerlos de subida de guaguas.

En esa misma obra se procederá a la instalación de una nueva parada de guaguas en el lateral de la plaza Militar en el lado de Ramón y Cajal, y un semáforo en el cruce de Ramón y Cajal con Iriarte, Una vez se termine eso, las seis líneas dejarán de pasar definitivamente por Serrano y comenzarán a hacerlo en su totalidad por Ramón y Cajal.

El concejal de Distrito, Alfonso Cabello, también presente en la reunión, quiso poner en valor lo que supondrá para el comercio de la zona esta reordenación, puesto que en la parada de guaguas que se va a construir junto a la plaza Militar, van a parar esas seis líneas, con lo que supondrá un tráfico importante de usuarios transitando por la zona, lo que sin duda repercutirá en los negocios de alrededor.

Para los vecinos de la calle Serrano, que han visto como una solución provisional cuando se construyó la línea del tranvía se convirtió en definitiva, este compromiso no es suficiente. Insisten en que no quieren que vuelva ninguna guagua a la calle Serrano, y no entienden que no se mantenga el desvío actual de todas las líneas de guaguas.

Ante esta situación aseguran que no van a decaer en sus protestas. Insisten en que si es necesario pedirán a los vecinos que salgan a ocupar las aceras de la calle Serrano porque, recuerdan, solo con eso, el paso de las guaguas será imposible al no tener espacio para girar. De momento, las pancartas se quedan: “No más guaguas por Serrano”.

TE PUEDE INTERESAR