arico

Arico rechaza la carga de infraestructuras en su suelo ante un nuevo parque solar

El Gobierno aprueba por decreto las obras, que se suman a otros dos parques de renovables, la eólica marina, los molinos y el PIRS

Arico no quiere ser solo el municipio donde se acumulan las infraestructuras del resto de la Isla. Al menos así lo expresaron tanto la alcaldesa, Olivia Delgado (PSOE), como el primer teniente de alcalde, Andrés Pérez (PP), después de que el Gobierno de Canarias aprobara ayer por decreto la ejecución del parque fotovoltaico denominado Guía III.

Delgado subrayó que, ante esta situación, ha pedido una reunión urgente con el presidente del Ejecutivo, Fernando Clavijo. Todo ello después de que el Boletín Oficial de Canarias (BOC) recogiera, tanto la autorización de las obras como la alteración del planeamiento que sea necesario para hacerlas posible.

Arico acoge, en la actualidad, el Complejo Ambiental de Tenerife -conocido popularmente como el PIRS, el antiguo vertedero- y una de las zona de aerogeneradores más importantes de Canarias. A ello se suman dos parques eólicos marinos, contemplados en el plan nacional de ordenación de los usos en el mar (el POEM), y tres parques solares fotovoltaicos, que ya tienen autorización. Uno de ellos es Guía III.

La alcaldesa de este municipio advirtió acerca de “los efectos acumulativos de estas actividades, que están afectando a la vida diaria de los residentes”, dijo, para pedir una “planificación meticulosa antes de autorizar nuevas instalaciones de parques eólicos o fotovoltaicos”.

Delgado señaló que “numerosas instalaciones ya presentes están alterando el territorio, la flora, fauna y rutina diaria de los habitantes”, al tiempo que destacó “la falta de análisis de impacto acumulado por parte de los promotores de estos proyectos”. “Son numerosísimos los parques eólicos y fotovoltaicos implantados en el municipio -agregó- y muchos más los que se están tramitando. Prácticamente todos en Arico”, destacó. El decreto publicado ayer en el BOC explica que las obras consisten en la construcción de una planta fotovoltaica de 4,7 megavatios de potencia, compuesta por 10.635 módulos, además de su infraestructura de evacuación.

6.521 toneladas de dióxido de carbono

Cifra en 25,38 millones de euros la reducción de los sobrecostes de generación de los sistemas eléctricos de los territorios no peninsulares y en 6.521 toneladas de dióxido de carbono la disminución anual de la emisión de gases con respecto a las actuales centrales eléctricas de generación térmica en Canarias.

Tanto la alcaldesa como el primer teniente de alcalde no expresan su oposición a la implantación de energías renovables. Pero sí consideran que “urge una planificación energética y la evaluación de los impactos acumulados. No se pueden seguir aprobando estas instalaciones en Arico de esta forma.

En resumen, así no”, dijo sobre el hecho de que “el Gobierno de Canarias sigue aprobando proyectos” por la vía rápida del interés general. “El último hoy -ayer para el lector- en el Boletín Oficial de Canarias”.

Preservar yacimientos arqueológicos

La publicación del boletín justifica la aprobación de la ejecución de las obras, además, en la inversión económica que tiene previsto realizar la empresa JPD Eólico y Fotovoltaico del Sureste S.L., que se cifra en 4.230.000 euros, con la generación de 33 puestos de trabajo en la fase de construcción y nueve fijos una vez que la planta esté en funcionamiento.

El primer teniente de alcalde, que además es concejal del área de Urbanismo, destacó las “afecciones que pueden tener estas infraestructuras también en los yacimientos arqueológicos”, subrayando la necesidad de “un análisis exhaustivo de este tipo de proyectos”.

Martínez dijo que “la protección de nuestros yacimientos no solo es un deber cultural, sino también una estrategia para garantizar un desarrollo equilibrado y sostenible”.

TE PUEDE INTERESAR