accidente de spanair

Pilar Vera: “Hace falta un cambio profundo de cultura en seguridad preventiva”

La presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 celebra el "salto" que se ha conseguido en la atención a las víctimas en estos "16 años de lucha"
Pilar Vera, presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022. Foto: Sergio Méndez
Pilar Vera, presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022. Foto: Sergio Méndez

La presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, Pilar Vera, ha celebrado el “salto” que se ha conseguido en la seguridad aérea y atención a las víctimas en estos “16 años de lucha”, aunque aún considera preciso “un cambio profundo de cultura en seguridad preventiva”.

Así lo ha detallado minutos antes de ofrecer una conferencia en la Delegación del Gobierno en Canarias, sobre la experiencia de las familias de las víctimas del accidente de Spanair del 20 de agosto de 2008 dentro del primer curso que se hace en España de coordinación de las emergencias de la aviación civil.

Aunque ha celebrado el “gran salto” que se ha dado en estos 16 años de la asociación, “todavía no se ha avanzado lo suficiente, hace falta un cambio profundo de cultura de seguridad preventiva”.

“Hay mucha normativa y poca práctica”, ha dicho, por estima que, aunque los pasos que se han dado “han sido muy importantes”, hay que “seguir trabajando”.

Vera ha confesado que “nunca hubiera imaginado cuando pasó esto que llegaríamos 15 años después al nivel donde estamos actualmente”, pero “hay que seguir”.

Este curso “ya es un gran avance”, porque supone que “las tres administraciones, central, local y autonómica” se unen “para coordinarse ante un siniestro aéreo”.

En estos casi 16 años de lucha de la asociación por “modificar tanto a nivel nacional como internacional todo lo relativo a la asistencia a víctimas de transporte, no solo en aviación civil”, se han logrado “varios hitos”, ha señalado, ya que antes Protección Civil “no consideraba un accidente aéreo como un evento catastrófico”.

Que sea considerado así evita “agujeros en el sistema bastante importantes” como los que se produjeron en el accidente del vuelo JK5022 en el aeropuerto de Barajas en 2008, y que “agravaron todavía más los daños que padecieron las familias y sobre todo las víctimas”.

Esto ha sido “un gran salto” porque conlleva no solo la declaración sino “simularlo, coordinarse con las administraciones y que la normativa directiva básica de aviación civil se haya publicado junto al protocolo de actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad de Estado y todos los agentes implicados”.

Supone, ha dicho, “una gran oportunidad para que ante una emergencia aérea todos se sienten a coordinar lo más importante, que son personas las que han sufrido esta tragedia”, de modo que “no tengan que sufrir adicionalmente las decisiones que alguien toma sin orden ni concierto”.

A pesar de los avances, ha admitido que “no es suficiente” y “queda mucho por hacer”.

Para Vera, “hay pocos expertos en emergencias en aviación civil, que no son mejores ni peores que otros, pero sí son diferentes” y tienen “unas peculiaridades”, ya que atienden siniestros dentro de recintos aeroportuarios “donde hay que abrir la puerta para que te dejen pasar y atender a la víctima”.

Por tanto, ha dicho, “aquí todavía queda un cambio, principalmente en la cultura de las personas que utilizan el avión como medio de transporte”.

A su juicio, “en eso estamos desde la asociación” que “se cargó a la espalda un trabajo de empujar a las administraciones”.

Vera ha lamentado que “España no aprende de las tragedias”, pero “nosotros hemos aprendido con la sangre de los nuestros” y eso, ha dicho, es “lo que nos ha traído hasta aquí, con todos los cambios y con todos los logros que se han conseguido tanto a nivel nacional como internacional”. 

TE PUEDE INTERESAR