Economía

“En España los funcionarios siempre están tomando café. En Alemania vamos desayunados de casa”

Nacido en Sevilla y casado con una segoviana, Jürgen B. Donges es uno de los cinco economistas que conforman el Consejo alemán de expertos económicos. Afirma con rotundidad que la Comisión Europea tenía que haber multado a España por incumplir el déficit. Donges estuvo hace pocos días en Tenerife, en el IV Foro ASSAP de economía, y concedió una entrevista a este medio

Jürgen B. Donges. / Fran Pallero
Jürgen B. Donges. / Fran Pallero

Jürgen B. Donges es uno de los cinco economistas que conforman el Consejo alemán de expertos económicos que, además presidió desde el año 2000 hasta el 2002. Nacido en Sevilla y casado con una segoviana es, además profesor emérito de economía política de la Universidad de Colonia. Muy crítico con las políticas que está llevando actualmente Europa afirma con rotundidad que la Comisión Europea tenía que haber multado a España por incumplir el déficit. Donges estuvo el pasado jueves en Tenerife donde acudió al IV Foro ASSAP de economía y allí concedió una entrevista a este medio.

-¿Qué le parece la posición de Reino Unido de limitar la permanencia de los ciudadanos comunitarios en su país?

“Bueno responde a uno de los objetivos planteados en el referéndum del Brexit, porque en el Reino Unido piensan que la inmigración es mala. Es una manifestación de xenobofia clara, y como toda xenofobia, poco racional. Lo interesante ahora es ver qué va a significar esto en las negociaciones para concretar el divorcio. Si Reino Unido insiste en su política de cerrar el mercado se lo pondrá muy difícil a la UE porque ésta no puede aceptar que Reino Unido limite el acceso de personas porque es uno de los cuatro pilares fundamentales de la UE. Los ingleses quieren ahora una Inglaterra soberana; un discurso del siglo XIX”.

[su_pullquote]”Es una realidad que España vivió por encima de sus posibilidades y ahora paga las consecuencias”
[/su_pullquote]
-¿Pierde Europa con la salida de Reino Unido?

“Perdemos todos. Las estimaciones hacen pensar que, al final, pierden más ellos, pero hay un aspecto del que se habla poco, pero para mí es el más importante y es qué va a significar esto para la Unión Europea. Y me explico. El Reino Unido, hasta ahora, era uno de los Estados miembros que apostada por la libertad de comercio exterior y la economía de mercado y, por tanto, era un aliado de Alemania en este aspecto. Ahora, si se va, Alemania pierde un aliado y los Estados más intervencionistas y proteccionistas, sobre todo los países del sur (también España), ganan, lo que puede darle a la UE una orientación hacia intervencionismos nada buena. Es decir, hacer un poco lo que esta diciendo el señor Trump en Estados Unidos (EE.UU.)”.

Jürgen B. Donges. / Fran Pallero
Jürgen B. Donges. / Fran Pallero

-Un poco exagerado ¿no?

“Bueno. No tan exagerado, pero cerrarse y decir eso del Estado soy yo. Pero es que, además, hay otro tercer aspecto importante que hay que tener en cuenta, y es lo que puede suponer el Brexit como precedente para otros Estados miembros. Países como Francia, Italia, Austria, Holanda y Finlandia están por el divorcio. Todo esto es reflejo de un euroescepticismo al que se unen los movimientos populistas de derechas y de izquierdas que dicen que todos los males vienen de Bruselas o de la señora Merkel y, por lo tanto, cuando antes nos libremos de esto mejor. Es igual que si usted vive por encima de sus posibilidades; no para de pedir créditos y luego cuando viene el banco y le dice que le devuelva la casa porque no la ha pagado le echa la culpa. ¡No, hombre! La culpa es de usted que ha gastado más”.

[su_pullquote align=”right”]”Bruselas no debió perdonar la multa a España por el déficit porque crea un mal precedente”
[/su_pullquote]
-¿Están cobrando fuerza los populismos?

“Es tremendo. La explicación está en que la cúpula de la UE  ha vivido en su mundo y se ha autoengañado, perdiendo el contacto con la población. En cierta manera es normal porque en la zona euro se ha cometido infracción tras infracción. La primera Alemania que cuando Solbes era comisario y quiso abrirle un expediente por déficit excesivo el canciller alemán de entonces le dijo literalmente: “Un burócrata de Bruselas no me dice la política presupuestaria que tengo que hacer”. Entonces ¿qué cree que hizo Chirac en Francia? Lo mismo. Y así todos los demás. ¿Planes de rescate? Prohibidos. El Tratado de Maastricht dice expresamente que está prohibido. No se puede rescatar a un país, y lo han hecho porque en su momento no se consiguió europeizar la política fiscal como sí se hizo con la política monetaria. Otro caso. La multa que le tenían que haber puesto a España tampoco se la pusieron”.

-¿Nos tenían que haber multado?

“Pues claro. Esto es como si usted va dando tumbos con el coche y le dice a la Guardia Civil que lo va a sancionar que no, que lleva cinco años conduciendo muy bien y haciendo grandes esfuerzo y que por eso no le multe”

-Hombre tampoco tanto…

“Es que si no, los demás se preguntarán porqué les multan. Mire el siguiente después de España era Francia y, curiosamente, el comisario de asuntos monetarios es francés. Lo que quiero decir con esto es que la ciudadanía percibe que se hacen grandes acuerdos y grandes cumbres y después cada uno hace lo que quiere. Mire, lo mismo con el tema de los refugiados. Europa tiene el convenio de Dublín que dice claramente lo que hay que hacer. Ustedes en Canarias lo cumplieron cuando la época de las pateras, pero nosotros no. Cada Estado hace lo quiere. Unos los acogen, otros ponen una cifra, otros no. Al final, la percepción es que esto es un tinglado de varios dirigentes, pero que a la hora de la verdad no cumplen con nada cuando a mí me exigen que cumpla con todo. Y entonces, viene el famoso líder que articula todo esto que, en su caso es Pablo Iglesias, y todo el mundo va detrás”.

-¿Tiene Alemania y los países del Norte la percepción de que el Sur ha vivido por encima de sus posibilidades?

“No es una percepción, es una realidad. Y la burbuja inmobiliaria es un claro ejemplo. Pero también tengo que decir que, en el caso de España, se reconoce en Europa que en la última legislatura las cosas se han hecho de la mejor manera posible y por eso el actual presidente en funciones, Mariano Rajoy, tiene una buena reputación. En esto España es ejemplar”

-Bueno, por eso, a lo mejor, nos perdonaron la multa.

“No. Esto no tiene nada que ver con la multa. En el año 2012 se firmó un pacto de estabilidad fiscal que hay que cumplir. La multa no tiene la función de fastidiar sino de evitar que la situación de déficit se produzca. No hace falta que sea tan elevada, puede ser simbólica, pero hay que ponerla porque crea un precedente malo. Mire, el problema del déficit excesivo no viene del Estado en sí, sino de la Seguridad Social y de las Comunidades Autónomas más díscolas. Y esto me recuerda lo que paso en el año 2003 cuando Alemania se negó a cumplir con las normas del pacto de estabilidad. Solbes quiso mandar esas cartas azules como amonestación y el entonces ministro de Hacienda alemán dijo: “Yo quiero que me manden esa carta, porque con esa carta en la mano voy a visitar a todos los landers (comunidades autónomas) alemanes para decirles que el Estado responde, pero que la deuda es de ellos”. Solbes finalmente no mandó la carta y el ministro se disgustó tanto que dimitió. Si a España la hubieran multado, el señor Guindos podría haber ido a las Comunidades díscolas a decirles que la multa es de ellas. Las finanzas públicas tienen que ser sostenibles. El déficit público aumenta la deuda y se dedica a fines improductivos, además de no comportarnos bien con las futuras generaciones, porque serán nuestros nietos e hijos los que tendrán que pagar esta factura y se paga, o bien subiendo los impuestos o bajando las prestaciones. Siempre hablamos de lo importante que es la justicia social, pero nunca hablamos de las generaciones posteriores. Yo no quiero que mis nietos paguen mis deudas. Por eso es importante tener las cuentas públicas equilibradas. Tiene su sentido para no tener efectos colaterales indeseados”.

-Parte de ese déficit viene de la administración pública.

“Me alegro que usted diga esto porque cuando se critica mucho la austeridad al final ¿quién se ha aplicado la austeridad? El sector privado, mientras la administración duplicada y triplicada es absolutamente ineficiente. Además, no sé si se dará cuenta que tiene excesivo personal y encima están siempre tomando café”.

-Bueno es que en España la hora del café es sagrada…

“En Alemania esto es impensable. Vamos al trabajo desayunados de  casa”.

-Esto tiene que ver mucho también con la productividad. Los españoles somos de los que más trabajamos de Europa, sin embargo suspendemos en productividad.

“Si. Ustedes trabajan unas 300 horas más al año. Y eso son cosas que se pueden arreglar. Una administración tiene la función de facilitar las cosas a empresas y ciudadanos. Hay que cumplir con regulaciones, está claro, pero de forma mesurada. En España siempre se necesita un papel para todo. Cualquier cosa te piden el DNI. En Alemania nunca me lo han pedido”.

[su_pullquote]”La falta de gobierno es reflejo de la inmadurez democrática de los políticos españoles”[/su_pullquote]

-¿Cree que esta burocratización perjudica las inversiones?

“Absolutamente. En Suiza, cuando va un inversor extranjero con un proyecto no tarda más de 7 días en empezarlo”.

Los empresarios dicen que hay que buscar el equilibrio entre un sistema de prestaciones más bajo y unos sueldos más altos…

“Mire, cuando las prestaciones son demasiado generosas el desempleado tarda más de seis semanas en buscar activamente empleo. La forma más elegante de empezar a equilibrar la balanza es ir reduciendo gradualmente la prestación para incentivar la búsqueda de un trabajo. En Alemania por ejemplo, incluso se sanciona si en más de tres ocasiones rechazas un empleo”.

-¿Aunque sea precario?

“¿Y cuál es la alternativa a la precariedad? El paro. Yo creo que es mejor un trabajo en precario que cero”.

-¿En Alemania los minijobs han funcionado muy bien?

“Si. Estadísticamente tenemos la misma cifra de minijobers, pero no son los mismos porque unos han entrado y los otros han salido. Además, hay que tener en cuenta una cosa, el empresario puede después contratar al trabajador porque le gusta. El problema del paro es que el parado se termina olvidando de cómo se trabaja”.

-¿Qué le parece la reforma laboral de España?

“Uno de los aspectos que más me gusta es la flexibilidad y la posibilidad de que se puedan llegar a convenios no por sectores sino por empresa”.

-¿Contrato único?

“No me gusta. Creo que este tipo de contratos impiden la reincorporación de más trabajadores al mercado laboral”.

-¿Conoce nuestro REF? ¿Qué le parece?

“No, lo desconozco, pero entiendo que cualquier sistema fiscal que beneficie a una región o a un país no es malo. A Irlanda la critican mucho por tener una fiscalidad beneficiosa, pues ponga usted impuestos al mismo nivel y así sus paisanos no se llevaran su dinero a Irlanda”.
[su_pullquote]
“En españa se pierde mucho tiempo en el trabajo. En Alemania vamos desayunados a trabajar”[/su_pullquote]

-Ya por último ¿cómo se vive en Europa la situación política que está atravesando España?

“Con mucho asombro y está claro que es consecuencia de una gran inmadurez democrática. Después de diciembre se debería haber hecho una gran coalición entre los dos grandes partidos y negociar los asuntos. Me hace gracia cuando dicen eso de que Rajoy se tiene que ir. ¿Por qué si ha ganado las elecciones? y ¿Por qué alguien de otro partido te dice que te vayas? Bueno, dejando a un lado la broma, la verdad es que esta situación si continua puede crear problemas en la zona euro porque hay paralizadas muchas inversiones”.