pobreza y exclusiÓn social en canarias

“En Canarias los pobres son también trabajadores con salarios indignos”

Elena Lasarte, miembro del Laboratorio de Análisis Económico Regional de la Universidad de Oviedo, asegura que las Islas están a la cola en pobreza y exclusión sea cual sea el método de análisis usado
Un indigente rebusca en contenedores de basura en Tenerife. Fran Pallero
Un indigente rebusca en contenedores de basura en Tenerife. Fran Pallero
Un indigente rebusca en contenedores de basura en Tenerife. Fran Pallero

La economista del Laboratorio de Análisis Económico Regional de la Universidad de Oviedo Elena Lasarte corrobora que Canarias se encuentra a la cola en la mayoría de los indicadores socioeconómicos sea cual sea el método utilizado, pero sostiene que el estudio “que hay que tener como referencia” es el de la llamada tasa Arope, elaborado por la Red Europea EAPN de organizaciones no gubernamentales, según la cual el 44,6% de los canarios están en riesgo de pobreza y exclusión social.

“Es el estudio que está consensuado por la Unión Europea y realizado por investigadores expertos en pobreza”, destaca Lasarte, quien opina por ello que los datos referidos a Canarias “son verdad” y permiten determinar además que el 32,9% de los habitantes del Archipiélago son pobres. Tal cifra se obtiene de medir este indicador “con referencia a la línea de pobreza nacional y teniendo en cuenta el gasto de los hogares, que no los ingresos”, subrayó la profesora de Economía Aplicada, que recientemente viajó a Tenerife para participar en un programa especial de Mírame TV sobre las conclusiones del estudio de la Red EAPN y el pleno monográfico que sobre la pobreza celebró el Parlamento canario a petición de los partidos de la oposición.

La también docente de la Universidad de Extremadura, cuya tesis doctoral se tituló El coste de la vida en España, una perspectiva espacial, da también su impresión sobre las posibles soluciones para rebajar la pobreza y la exclusión en Canarias: “Aquí los pobres -exceptuando el porcentaje de pobreza severa- son trabajadores, es decir, los pobres canarios son trabajadores pobres, del sector servicios asociados al turismo, que están aceptando condiciones draconianas de trabajo con unos salarios indignos”.

Por esta razón, Lasarte aboga por una “regulación del sector en Canarias, para que dejen de ser empleos precarios y pasen a ser trabajos dignos”. A su juicio, “de todo este problema tenemos también culpa los consumidores, pues estamos deseando ir a un resort de cinco estrellas con todo incluido pagando un precio mínimo por la habitación, y esos costes asequibles los disfrutamos a costa de explotar a los trabajadores del sector turístico”.

Preguntada por si son suficientes las estadísticas oficiales para conocer la realidad socieconómica de España, responde que “rotundamente no”, al tiempo que, cuestionada acerca de si Canarias ocupa los últimos lugares siempre en datos socioeconómicos, asegura que “rotundamente sí”.

En relación a si se manipulan las estadísticas oficiales, Lasarte afirma que no se atreve a asegurar tal extremo, pues no le consta: “Lo que sí sé es que el Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene datos geográficos que para estudios de políticas regionales y locales son cruciales, y que no los proporciona alegando que podrían identificar a hogares o a individuos; y eso sí me parece una excusa, pero no sé con qué fin la ponen, pues es prácticamente imposible identificar a un hogar o a una persona en un fichero de microdatos”.

Elena Lasarte, durante una conferencia. / DA

Estudiar la pobreza y la exclusión requiere partir de unos criterios y de un método. Para la experta, “es muy difícil ser especialista en esta materia, un área muy compleja que se puede estudiar desde puntos de vista económicos y sociológicos, y que abarca infinidad de conceptos”. De modo que, desde su visión, “la mayoría de los investigadores de referencia sobre pobreza están en el Banco Mundial”.

Cada vez que se publican datos como la tasa Arope, que colocan a Canarias como la región con mayor porcentaje de población en riesgo de pobreza y exclusión, y sexta región europea después de zonas de Rumanía y Bulgaria, surge la controversia, pues no son lo mismos estos indicadores para Europa que para países en subdesarrollo. Al respecto, Lasarte comenta que “en nuestro entorno se han establecido criterios actualizados y diferentes a los países subdesarrollados porque aquí una persona es pobre si no puede acceder a determinados bienes de consumo -como, por ejemplo, un ordenador personal o un teléfono-, y en un país subdesarrollado es ridículo calificar a una persona como pobre con esos criterios, cuando hay días que no tiene nada que comer ni acceso al agua potable”.

Aclara, además, que por estar en riesgo de pobreza y exclusión social debe entenderse que “de un día para otro una persona, por alguna circunstancia extraordinaria, puede caer dentro del porcentaje de hogares pobres”.

Los datos de la tasa Arope publicados el pasado mes han abierto un gran debate político y social en Canarias, debido a la paradoja que supone que, a la par, las Islas batan récords históricos de llegada de turistas (se prevé superar este año la marca de los 15 millones) y los indicadores macroeconómicos indiquen que la crisis ya quedó atrás.

TE RECOMENDAMOS