Educación

Educación regulará las máquinas expendedoras de comida en colegios

La Consejería regional ha iniciado la realización de un inventario para conocer la cantidad de instalaciones, los productos que se venden y la publicidad que portan en su exterior

José Manuel Baltar, Narvay Quintero y Soledad Monzón, ayer, en rueda de prensa. Andrés Gutiérrez
José Manuel Baltar, Narvay Quintero y Soledad Monzón, ayer, en rueda de prensa. Andrés Gutiérrez

La Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias regulará la colocación de las máquinas expendedoras de comida en los centros educativos, al igual que la publicidad que estas portan. Para ello, el departamento ya ha iniciado algunas líneas de actuación, entre las que se encuentra elaborar un inventario para conocer el estado de estos servicios, puesto que en algunos casos pueden contener productos como bollería o bebidas azucaradas. Así lo puso de manifiesto ayer la consejera Soledad Monzón, quien añadió que estas acciones se llevarán a cabo, de forma conjunta, entre su departamento y la Consejería de Sanidad, de acuerdo a lo establecido en la ley nacional de la materia.

Por ahora, el primer paso consiste en llevar a cabo ese inventario para conocer con exactitud qué se oferta en estas máquinas y actuar, regulando en consonancia. Lo mismo sucederá en el ámbito publicitario, que en muchas ocasiones está vinculado a estos soportes. Cabe recordar que recientemente la Junta de Andalucía ha anunciado la intención de prohibir la bollería que supere las 200 calorías y los refrescos en estas máquinas que se hallan en colegios y residencias de mayores.

La consejera hizo estas declaraciones durante la rueda de prensa en la que, junto a los responsables regionales de Sanidad y Agricultura, José Manuel Baltar y Narvay Quintero, respectivamente, se anunciaron las acciones para fomentar entre los escolares canarios el consumo de frutas y verduras.

Al respecto, el consejero de Sanidad hizo hincapié en las altas tasas de diabetes infantil, y de obesidad y sobrepeso, en las edades más tempranas en el Archipiélago, y recordó que cerca del 44,2% de los menores está por encima de su peso recomendado. Con respecto a la implantación del impuesto a las bebidas azucaradas que pretende aplicar el Gobierno canario, Baltar afirmó que este tipo de actuaciones no limitan el consumo de estos productos. Además, señaló que, a su juicio, esta medida impositiva no tiene un efecto directo en materia sanitaria, a menos que los fondos económicos se dediquen a este fin. Llaman la atención estas palabras si se tiene en cuenta que el Parlamento canario aprobó, el pasado día 7, una moción en la que se solicita al Gobierno regional que estudie la creación de un impuesto para refrescos y bollería industrial.