Adeje

La ‘joya de la corona’ del Grupo Fedola recibirá mañana a su primer cliente

El GF Victoria, en Adeje, con capital 100% canario, es el único hotel de las Islas que obtiene la máxima calificación como edificación sostenible

Aspecto que presentaba el hotel a diez días de la apertura de sus puertas. J. C. M.

Este viernes, día 23, se estrenará una de las grandes apuestas hoteleras del Sur, el GF Victoria, un establecimiento que nace con una característica que lo convierte en un hotel único en Canarias, tras obtener, antes de su apertura, el certificado Triple A, la calificación más alta para edificaciones sostenibles. Y es que la mayor inversión del Grupo Fedola en sus 60 años de historia, casi 100 millones de euros, es un hotel altamente ecológico, en el que el 90% de su consumo energético provendrá de fuentes renovables gracias a la eficiencia de su diseño y al sistema integral de sus instalaciones, con materiales específicos en sus paredes. De hecho, en la última edición de Fitur fue elegido como uno de los 10 mejores hoteles sostenibles de España.

La joya de la corona del grupo empresarial canario está situada en una zona privilegiada de Costa Adeje, en el triángulo que forman el Centro Comercial El Duque y los hoteles Bahía del Duque y Gran Tacande. Estos días recibe los últimos retoques por parte de un ejército de obreros y de hasta 140 empleados de refuerzo, entre personal de mantenimiento, camareras de piso y servicio de restaurantes de otros establecimientos de la compañía, que cuenta con tres hoteles en la misma zona (Gran Costa Adeje, Isabel y Fañabé), además del GF Noelia, en el Puerto de la Cruz, que fue la primera inversión hotelera del grupo en 1973. DIARIO DE AVISOS tuvo la oportunidad de acceder ayer a las instalaciones y comprobar cómo albañiles, pintores, decoradores, jardineros y limpiadores trabajan a contra reloj a 10 días de que su imponente recepción reciba a los primeros clientes.

María Victoria López, consejera delegada de la división hotelera del Grupo Fedola. J. C. M.
María Victoria López, consejera delegada de la división hotelera del Grupo Fedola. J. C. M.

Sus siete piscinas (una de ellas exclusivamente para nudistas y otra para practicar surf), un centro de convención para 1.000 personas, jardines verticales (dispone de la cubierta vegetal más grande de las Islas), atracciones como el parque recreativo con casetas en los árboles unidas por tirolinas, toboganes a siete metros de altura, zona de simulación con un Fórmula Uno a escala real, guardería, spa para familias, jardín japonés con vistas a La Gomera, fuentes de colores y restaurantes para todos los gustos convierten a este cinco estrellas gran lujo en uno de los referentes para el turismo que busca el gran confort. La guinda es una piscina de vértigo a siete plantas de altura con paredes y fondo de cristal, visible desde la calle, que producirá en los bañistas la sensación de nadar suspendidos en el aire mientras contemplan el litoral y, al fondo, La Gomera. Su construcción condicionó la propia cimentación del edificio, ya que hubo que aplicar unos refuerzos para soportar el peso del agua. El nuevo hotel contará con 242 suites de lujo con terraza exterior y una plantilla de 350 empleados.

“Es un hotel tremendamente moderno que apuesta claramente por la innovación, pero al mismo tiempo es muy cálido; arquitectónicamente no tiene nada que ver con lo que hay a su alrededor”, explicó ayer a este periódico la consejera delegada de la cadena hotelera del Grupo Fedola, María Victoria López, que subrayó ciertas similitudes con el estilo de Gaudí, especialmente en las formas redondeadas y trencadís (trozos de azulejos diminutos) incrustados en la fachada. “Tanto el diseño como los servicios están pensados para un turismo familiar, sobre todo parejas con niños que quieren viajar a destinos donde sus hijos se puedan divertir; ofrecemos servicios muy cuidados con zonas de ocio específicas. Yo diría que es una oferta también para adultos infantiles, porque todos se van a sentir un poco niños”, afirmó la consejera delegada, que puso dos ejemplos: el dormitorio con baño propio que tendrán los menores en sus habitaciones y el buffet infantil “divertido y saludable”, donde abundarán las verduras y frutas.