Tenerife sur

Las balsas del Sur se reponen hasta el 51% de su capacidad

Tras una prolongada sequía de dos años, los agricultores de la comarca respiran más tranquilos después del paso de las últimas borrascas

Las últimas lluvias permitirán a los agricultores sureños afrontar los próximos meses con mayor tranquilidad. DA
Las últimas lluvias permitirán a los agricultores sureños afrontar los próximos meses con mayor tranquilidad. DA

Los agricultores del sur de la Isla respiran aliviados tras las lluvias caídas a finales de febrero. Al ahorro de hasta tres semanas de riego en los cultivos, tal como manifestó ayer a este periódico la presidenta de Asaga, Ángela Delgado, hay que sumar la recuperación de las balsas y estanques de la comarca, que hasta hace unas semanas reflejaban, con sus depósitos bajo mínimos, los efectos de la sequía, especialmente en medianías y zonas próximas a la cumbre. Según la información facilitada por la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias, el volumen de agua almacenada en el sur de Tenerife, a fecha de 28 de febrero, era del 51% de la capacidad total de las balsas, siete puntos por debajo de la media de la Isla y diez menos que en el Norte.

La cantidad de agua recogida en la comarca asciende a 807.233 metros cúbicos, sumando las balsas que contienen el agua depurada procedente de Santa Cruz, es decir, San Isidro y El Saltadero, en Granadilla de Abona, y San Lorenzo, en Arona; además de las balsas de “agua blanca” de Trevejos (Vilaflor) y Lomo del Balo (Guía de Isora).

El paso de las últimas borrascas permite al campo sureño sacudirse por unos meses el “estrés hídrico”. El agua caída ha beneficiado a las cosechas y, especialmente, a las viñas de secano recién podadas en las zonas altas de la comarca chasnera. Las lluvias, además, han sido generalizadas, si bien el viento fue la nota negativa al causar destrozos en algunos cultivos.