Gastronomía

El barraquito de colores que triunfa en Santa Cruz

Los tradicionales barraquitos de toda la vida no se libran de esa corriente innovadora que amenaza con cambiarlo todo

Los tradicionales barraquitos de toda la vida no se libran de esa corriente innovadora que amenaza con cambiarlo todo. Un local de la capital tinerfeña, La Gintonería Santa Cruz, que en la avenida Tres de Mayo comanda Iván González, ha inventado lo que podríamos definir como un barraquito milenial, aunque su verdadero nombre es Hansel y Gretel.

La verdad es que, con tal gama de colores -hasta seis- a base de café, leche condensada azul, crema de leche, tequila rose y golosinas, el cóctel entra por los ojos. Eso sí, conviene no tomarlo después de una copiosa comida.