SOCIEDAD

El riesgo de pobreza infantil en las Islas duplica a la media europea

Dos de cada cinco niños y adolescentes en Canarias se encuentra en exclusión social, lo que supone una cifra de casi 150.000 menores, según un estudio elaborado por Unicef

Una persona indigente rebusca entre contenedores de basura en Tenerife. / FRAN PALLERO

La pobreza infantil se ceba especialmente con Canarias. En concreto, se estima que dos de cada cinco niños y adolescentes isleños se encuentra en riesgo de exclusión social o de pobreza, lo que supone el 41,6% de la población menor de 18 años. Este porcentaje sitúa a Canarias a la cabeza del país en desigualdad infantil, cuya media se halla en el 32,9%. Si el dato se compara con la cifra de Europa, la lectura es aún más dramática, puesto que la tasa de pobreza y riesgo de exclusión en las Islas casi duplica a la media europea, que se sitúa en el 26,9%. Estos números se desprende del último informe sobre la infancia elaborado por Unicef Comité Canarias, en colaboración con las universidades de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria.

Como ya adelantó DIARIO DE AVISOS hace unos días, en el Archipiélago se cuantifican 149.476 menores en riesgo de exclusión social (según la tasa Arope). El documento -que fue presentado ayer- precisa que una de las principales conclusiones es que “la pobreza infantil en los hogares de Canarias se ha incrementado entre los años 2004 y 2013, caracterizándose no solo por ser más extensa, sino por hacerlo con mayor intensidad al disminuir el umbral de la pobreza el 17% desde el año 2007 al 2013”.

En cuanto a los recortes económicos a las que han tenido que hacer frente las familias canarias con menores a su cargo, destaca el alto grado de afección. Así, el 90% de los hogares afirma que ha tenido que llevar a cabo alguna restricción, el 71% ha dejado de ir de vacaciones mientras que el 8% sostiene que se ha visto obligado que reducir el número de comidas diarias.

El informe de la ONG da cuenta de los factores que condicionan la pobreza infantil en las Islas -cuya media es del 30% en las Islas-, entre los que se encuentra, por ejemplo, el tipo de hogar, el nivel de estudios y la situación laboral de sus progenitores. “La incidencia de la pobreza es mayor significativamente en los hogares en los que el niño vive solo con su madre, situándose en el 50%; este aspecto muestra que la monoparentalidad es un factor que sitúa en mayor vulnerabilidad a las familias”, recoge el texto. Además, detalla que “la tasa de pobreza desciende al 8% cuando ambos padres tienen estudios superiores y se eleva al 62% cuando los progenitores no superan los estudios primarios”.

Asimismo, la pobreza infantil relativa se reduce al 4% en el caso de los menores cuyos padres están trabajando, mientras que asciende hasta el 80% cuando ambos están en paro. En el caso de que el desempleo afecte a uno de los progenitores, la tasa se halla en el 69%. Otro factor que incide en esta situación es la procedencia. Así, los niños en situación de pobreza cuyos padres son extranjeros alcanzan una tasa del 51%.

A pesar de que en los últimos años analizados por Unicef la cifra de menores en riesgo de exclusión se ha ido reduciendo en España, pasando del 35,8% en 2014 al 32,9% de 2016, la tendencia en las Islas es la contraria, puesto que en ese momento el porcentaje era del 35,1% incrementándose en más de 6 puntos en este periodo, hasta el 41,6%. En cuanto al ránking de comunidades autónomas, la que mejores datos presenta es País Vasco, en donde solo el 22,2% de los niños está en riesgo de pobreza. Canarias se halla en la penúltima posición, solo superada por Ceuta (46,9%).

El análisis incide también en otros aspectos que afectan a la infancia. Así, por ejemplo, el documento refleja que 14,4% de los niños de entre 11 y 18 años ha sido víctima de maltrato físico entre iguales en el colegio o instituto en los últimos dos meses.