Medio Ambiente

La agencia marítima de la ONU llega a un acuerdo para reducir las emisiones de CO2

Los delegados han señalado que la oposición de algunos países, como EE. UU., había limitado lo que podría haberse logrado en una sesión esta semana

EUROPA PRESS

La agencia marítima de Naciones Unidas ha alcanzado este viernes un acuerdo para recortar las emisiones de dióxido de carbono, según han confirmado varios delegados, tras años de lento avance en las negociaciones.

El plan acordado, que reducirá las emisiones en al menos un 50 por ciento a 2050 en comparación con los niveles de 2008, no cumple sin embargo con las metas más ambiciosas, tal y como han confirmado.

Los delegados han señalado que la oposición de algunos países, incluyendo a Estados Unidos, Arabia Saudí y Panamá, había limitado lo que podría haberse logrado en una sesión de la Organización Marítima Internacional (OMI) esta semana en Londres.

“La OMI debería y podría haber ido mucho más allá”, ha manifestado Bill Hemmings, director de transporte marítimo del grupo activista ecológico Transport & Environment. “Esta decisión pone al transporte marítimo en un rumbo prometedor”, ha agregado

Por su parte, la asesora de política internacional de Greenpeace, Veronica Frank, ha indicado que el plan está “lejos de ser perfecto, pero la dirección ahora es clara: una reducción gradual de las emisiones de carbono”.

“Esta descarbonización debe comenzar ahora y las metas tienen que mejorar en el camino, porque sin medidas concretas y urgentes para reducir las emisiones del transporte marítimo ahora, la ambición de París de limitar el calentamiento (global) a 1,5 grados estará rápidamente lejos del alcance”, ha argumentado.

Por contra, la asociación de transporte marítimo BIMCO lo ha descrito como un “logro histórico”.

El transporte marítimo responde por un 2,2 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, según la OMI, que es la agencia de la ONU responsable por regular la polución de los barcos.

Eso equivale aproximadamente a la cantidad emitida por Alemania, según los datos más recientes disponibles de la Unión Europea (UE), y se prevé que aumente en forma significativa si no se controla.