Educación

Las tareas de los alumnos dividen a la comunidad educativa canaria

El Consejo Escolar regional aprueba por mayoría, con el rechazo del sindicato ANPE, un documento en el que se solicita conciliar los deberes con la vida familiar y el ocio

Hace algo más de un año se llevó a cabo una huelga de deberes en toda España auspiciada por las propias familias. DA
Hace algo más de un año se llevó a cabo una huelga de deberes en toda España auspiciada por las propias familias. DA

La comunidad educativa en Canarias está dividida con respecto al futuro de las tareas. Así, el Consejo Escolar regional, auspiciado principalmente por los colectivos que representan a las familias, ha dado luz verde a un documento en el que invitan a los centros escolares de las Islas a reflexionar sobre las tareas escolares que se realizan en casa y a llevar a cabo una mayor coordinación entre los profesores.

Este texto, en el que se lleva trabajando más de un año, ha contado con el respaldo de la mayoría de entidades que componen el mencionado órgano, pero no la totalidad, puesto que el sindicato ANPE Canarias -el mayoritario en el ámbito docente- votó en contra, al considerar que este no debe ser el foro en el que se deban debatir ni llevar a cabo recomendaciones a los profesionales del sector de la educación. No obstante, desde ANPE aseguran estar abiertos, en los claustros de los centros, a llegar a acuerdos y mejorar en beneficio de los propios alumnos.

Al respecto, el presidente del Consejo Escolar de Canarias, Ramón Aciego, destacó, en declaraciones al DIARIO, que el citado documento ha sido avalado de forma mayoritaria, “con 31 votos favorables de un total de 33 representantes”. Aciego incidió en que “en ningún momento el documento aprobado es de obligado cumplimiento, ni pone en tela de juicio la autonomía del docente”. Asimismo, señaló que el único objetivo es remitir a los respectivos consejos escolares y claustros de los colegios una reflexión sobre las tareas que se encomiendan para realizar fuera de las aulas. Entre los temas que se han puesto sobre la mesa para una posible reflexión se encuentran la coordinación entre los propios docentes, y plantear aspectos como que los deberes favorezcan la labor de investigación, las habilidades del niños y su responsabilidad, entre otros. El presidente del Consejo Escolar recalcó que el objetivo de los deberes es que los niños aprendan, pero también indicó que hay que conciliarlos con la vida familiar y el ocio.

El presidente de Fitapa (Federación Insular de Asociaciones de Padres), Eusebio Dorta, puso de manifiesto que, “una vez más, desde el Consejo Escolar de Canarias se es pionero a nivel nacional” para promover un asunto de esta envergadura. Recalcó que las tareas escolares son un tema que “preocupa mucho a las familias”, y recordó la huelga de deberes llevada a cabo hace más de un año en todo el país. Dorta afirmó que hay estudios que revelan que los deberes no mejoran el currículum de los niños y matizó que hay que apostar por una mayor coordinación. Incidió en que se debe evitar que se utilicen como fórmula para la materia que por tiempo no haya sido posible impartir en las aulas. Además, abogó por individualizar las tareas, en función de las necesidades de cada escolar. Asimismo, el presidente de Fitapa valoró el consenso alcanzado por la mayor parte de los representantes del Consejo, y cuestionó el rechazo de uno de los sindicatos docentes.

Precisamente, ANPE Canarias votó en contra de esta medida al entender que debe ser un asunto de debate en los propios claustros, según afirmó su presidente, Pedro Crespo. No obstante, Crespo remarcó que su formación es partidaria de revisar este asunto, pero en el seno de otro órgano, puesto que, a su juicio, en realidad es competencia del profesorado.