Candelaria

PP y CC piden aplazar el pleno del Presupuesto que se negaron a negociar

Juntos con VxC relatan en el escrito que no han tenido tiempo suficiente para estudiar el documento ya acordado por el grupo Socialista y Sí se puede y que se debatirá este lunes

Este lunes, en un pleno extraordinario, el grupo de Gobierno socialista, con el apoyo de Sí se puede, sacará adelante la aprobación inicial del Presupuesto municipal del Ayuntamiento de Candelaria para el actual ejercicio 2018.

El pleno mantiene su convocatoria pese a que el jueves, los portavoces de los grupos municipales de Coalición Canaria, Partido Popular y Vecinos por Candelaria (VxC), un día después de las comisiones informativas, registraron la solicitud del aplazamiento del mismo por distintos motivos, entre ellos que según el artículo 112.4 LRBRL recoge que “la aprobación definitiva del Presupuesto por el Pleno de la Corporación habrá de realizarse antes del 31 de diciembre del ano anterior al del ejercicio que debe aplicarse”, algo que no se aplica casi en ninguna administración, ni siquiera la estatal, que acaba de presentar en mitad de abril las cuentas de 2018. Juan Miguel Olivera, portavoz del PP en Candelaria, debería aprender del líder de su partido, Mariano Rajoy, y hacer suyo el refrán al que se acogió ayer: “Consejos vendo, para mí no tengo”. Y lo mismo cabría decirle a CC, que hace dos años, en el gobierno municipal con pacto con el PSOE, aprobaron los presupuestos de 2016, vigentes aún al prorrogarse durante 2017, a mitad de año.

En realidad, la razón que podría tener más peso de todas las que relatan en el escrito los portavoces de PP, CC y VxC, sería la que “no han tenido tiempo para estudiar el documento”, nada nuevo si tenemos en cuenta el poco interés que han mostrado por consensuar el documento, algo que sí ha hecho Sí se puede, que finalmente apoyará las cuentas porque ha logrado incrementar, entre otras partidas, hasta el 10% para Servicios Sociales.

PP, CC y VxC también consideran que no se puede aprobar un presupuesto sin haber sido convocada antes la Mesa de Negociación de los Empleados Públicos, algo que desmiente la alcaldesa, Mari Brito, porque ya se ha alcanzado un acuerdo con todos los sindicatos, como se refleja en el Capítulo 1.