Santa Cruz

Un nuevo espacio en la capital ayuda a conocer “la torre de babel tecnológica”

La Sociedad de Desarrollo impulsa un centro formativo de ‘youtubers’ y de programación de videojuegos, que abrirá en Ireneo González en mayo

Eduardo González (i) y Alfonso Cabello en uno de los espacios de Factoría de Innovación. / Andrés Gutiérrez

De aquí al 2033, las actividades relaciones con el arte y el entretenimiento junto a las profesionales, científicas y técnicas e inmobiliarias, serán capaces de generar un millón de puestos de trabajo. Estas cifras son, para la Sociedad de Desarrollo, suficiente justificación para que haya decidido colaborar con la empresa Factoría de Innovación, que el próximo mes de mayo comenzará a impartir formación en la capital relacionada con las nuevas tecnologías. Programación de videojuegos, youtubers o big data, serán algunas de las ofertas que presente esta empresa y que, “gracias a que hemos cedido el uso de Ireneo González, por las tardes se podrá dar esta formación en la capital a unos precios más asequibles”, defiende el edil de Promoción Económica y concejal delegado de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello.

“Lo que hacemos con este tipo de convenios es apostar desde el Consistorio por los nuevos nichos de mercado laboral”, detalla Cabello. Además, “la empresa cuenta con un amplio abanico de contactos en las empresas tecnológicas de cara a especificar, consensuar y detallar los perfiles profesionales que requieren, tras lo que se coordinan con el fin de ofrecer, conjuntamente, un contenido formativo específico y a medida, que será impartido durante seis y ocho meses”.

Desde Factoría de Innovación, su CEO y fundador, Eduardo González, remarca que “esto se hace en un sitio público porque hay ventajas para todos. Si no, lo hubiéramos hecho en uno privado, como estaba previsto, pero los precios no serían estos ni habría otras ventajas”, matiza. Explica González que “cualquiera puede acceder a la formación que damos”. “Lo que hacemos es entrevistar a los alumnos antes, y a sus familias, sobre todo si son menores, para estudiar su perfil académico y así orientarles hacia dónde dirigir los esfuerzos de estudios”.

El CEO de la Factoría explica que esta idea nació de la necesidad de que, tanto padres como niños, tengan un control real sobre la tecnología. “Los niños viven en una torre de babel tecnológica y se hace necesario, para que los padres entiendan el mundo en el que se mueven sus hijos, formar tanto a unos como otros”.

Deportista electrónico, influencers y youtubers, editor de videojuegos, programador y gestor de big data. Estas son las profesiones en las que la Factoría oferta formación. Además contarán con una “arena” en la que los alumnos, pero también aquellos que estén interesados en practicar, podrán usar para ensayar por ejemplo competiciones de e-sports u otro tipo de habilidades tecnológicas. “Queremos ofrecer una formación real, lejos de las ilusiones que muchas veces se venden a través de la red. Nuestros profesores trasmiten esos valores, son youtubers o instagramers cuyo mensaje se adecua a nuestra filosofía”, detalla González.

Una filosofía que, por ejemplo, no va a permitir que los alumnos bajen su rendimiento académico. “Si así fuera los invitaríamos a irse”. Par evitar eso, Factoría también ofrece clases de apoyo en idiomas u otras asignaturas. En conjunto se ofrecen 200 plazas, 30 personas por curso y un máximo de 400 socios. Estos últimos, sin ser alumnos, podrán disfrutar, por 30 euros al mes, de los servicios de zona de estudio, ocio, espacio de trabajo, wifi gratis, colección de videojuegos o dispositivos de realidad virtual.