EDUCACIÓN

El 40% de las familias no están cualificadas para ayudar con la tarea

El Consejo Escolar de Canarias ha propuesto una reducción y una mejor organización de los deberes que se encargan a los escolares para evitar que sean un elemento que favorezca la discriminación

TAREAS COLEGIO
El CEC trabaja desde hace casi año y medio en este documento. SERGIO MÉNDEZ

Cuatro de cada diez familias canarias no están cualificadas para ayudar a sus hijos en las tareas escolares. Este es uno de los datos que ha llevado al Consejo Escolar de Canarias (CEC) a plantear un debate en torno al futuro de los deberes, ya que una de las preocupaciones de la comunidad educativa de las Islas es que este elemento se pueda convertir en una herramienta más para favorecer la desigualdad económica y social.

Las tareas escolares que los niños se llevan a su casa tras el horario lectivo ha creado en el último año y medio un gran debate, no solo en Canarias, sino en todo el territorio nacional. De hecho, en noviembre de 2016 arrancó una huelga de deberes, que tuvo un notable seguimiento por parte de las familias. A raíz de ese momento el Consejo Escolar canario, un ente del que forman parte representantes del sector educativo de las Islas, como los padres, colegios, docentes y otras entidades, empezó a trabajar en esta materia, dando como resultado la aprobación, hace unas semanas, de un documento en el que proponen a los centros educativos una reflexión sobre la actual metodología de las tareas. Este texto, que fue aprobado por mayoría -solo contó con el voto contrario del sindicato de profesores ANPE Canarias- ha sido trasladado a la Consejería de Educación para su estudio y toma de consideraciones.

Precisamente, el texto recoge, tras debates y aportaciones en estos meses, que el 40% de las familias no están cualificadas, lo que podría redundar en un elemento que provoque una discriminación. Así, Eusebio Dorta, de Fitapa (Federación de Asociación de Padres), explicó que este porcentaje es una media hallada sobre todo para alumnos se sexto de Primaria y primero de Secundaria.

El documento recoge que otra parte de los padres tampoco tiene tiempo para poder dedicarle a los deberes, al igual que muestra una preocupación por el hecho de que las fórmulas elegidas por las familias para colaborar con sus hijos interfiera en la estrategia del docente. El texto de consideraciones, con el que se busca llevar a cabo una serie de recomendaciones y no incidir en un enfrentamiento con el profesorado, como recalcó el presidente del Consejo Escolar de Canarias, Ramón Aciego, revela, también, que España es el quinto país de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) con mayor volumen de tareas, con una media de más de seis horas semanales. “Se considera de gran importancia evitar el exceso de deberes escolares repetitivos y poco motivadores, en cualquier materia, área o etapa”, recoge el documento de recomendaciones, a la par que aboga por el respeto al ocio y tiempo libre del alumnado, destacando su importancia dentro del marco de conciliación de la vida familiar”. No obstante, el Consejo Escolar reconoce que “sí se considera importante el compromiso, visible y efectivo, de las familias con el trabajo de la escuela, independientemente de la formación que posean”. El texto aprobado por el CEC ha sido ya remitido a las principales administraciones y centros educativos y serán estos, en el marco de sus claustros, quienes deberán analizar y tomar en consideración, si así lo deciden, las sugerencias.

LA CONSEJERÍA RECUERDA QUE SON PARA FOMENTAR LA AUTONOMÍA

“La educación es responsabilidad de toda la comunidad y las tareas son parte de la adquisición de contenidos, por lo que tiene un claro componente pedagógico que compete a los docentes, pero si se realizan en horario extraescolar, afecta también a las familias”, aseguran fuentes de la Consejería de Educación, que añaden que “si los deberes son para fomentar la autonomía del alumnado, nunca deberían requerir el apoyo de las familias o refuerzo externo, ya que esto conlleva una formación de aquellas que no siempre existe, máxime cuando se están implantando nuevas metodologías de enseñanza”. Desde la Consejería insisten en que hay que “confiar en los docentes”, pero abogaron por una coordinación con los padres.

ANPE DEFIENDE QUE ESTA DECISIÓN DEBE PARTIR DEL PROFESORADO

El sindicato ANPE Canarias ha sido el único ente que ha votado en contra de estas recomendaciones sobre las tareas. Su portavoz, Pedro Crespo, señaló que “el Consejo Escolar de Canarias no es el foro que deba dirimir cuestiones profesionales”, aunque avaló y apoyó la función de este órgano. “Desde hace años participamos y colaboramos, pero el seno adecuado sobre las decisiones para las tareas debe partir del profesorado y los claustros de de los centros”, añadió. “Aunque en este punto no hayamos llegado al consenso no estamos enfrentados; pero como sindicato mayoritario de enseñanza pública no universitaria, no podíamos dejar de defender el criterio profesional”, aseveró. “Este debate nos desvía de temas más importantes, como las carencias de nuestra educación”, concluyó.