SOCIEDAD

El protocolo contra acoso sexual se ha activado 10 veces en 4 años en la ULL

El Claustro de la Universidad refuerza el compromiso de la institución contra estas situaciones y consensúa siete propuestas de resolución para mejorar el procedimiento

El rector Antonio Martinón, ayer en el claustro de la Universidad de La Laguna. E. S.

El rector de la Universidad de La Laguna (ULL), Antonio Martinón, afirmó ayer que el protocolo contra el acoso sexual y sexista de la universidad, “desde su creación, hace cuatro años, se ha activado diez veces; en siete de ellas la persona acusada es un varón”. Así lo expuso Martinón ayer durante el transcurso del claustro de la ULL, que celebró una sesión monográfica sobre el acoso sexual y sexista dentro de la institución docente.

Este encuentro, que tiene sus antecedentes en los últimos casos publicados en los medios, fue acordado por los grupos claustrales de todos los colectivos y concluyó con una directriz clara: la universidad luchará contra cualquier situación de acoso que se presente y no tolerará actuaciones abusivas de ningún tipo.

Si bien todos los grupos destacaron la trasparencia de la institución al celebrarse una sesión monográfica sobre este asunto, también indicaron algunos aspectos que se deben mejorar en el propio protocolo que se activa ante estos casos, y añadieron que hace falta mayor formación en temas de género en todos los ámbitos y más recursos especializados para abordar las situaciones que se presenten.

El manifiesto, suscrito por todos los grupos, recuerda que la universidad creó en 2010 una Unidad de Igualdad de Género que ha puesto en práctica un Plan de Igualdad y se ha dotado de un protocolo para la detección y actuación en estos casos. “La investigación y persecución de estas conductas se hará desde el absoluto respeto por los derechos de las personas y atendiendo a la protección de las víctimas”, señala el texto.

“No obstante -prosigue-, sabemos que lo hecho no es suficiente y la institución debe asumir la necesidad de mejorar sustancialmente la formación y la información, tanto del protocolo como de los medios y mecanismos que evalúen y eliminen las situaciones de acoso en toda la comunidad universitaria, a través de acciones formativas continuas e integradas en la normal actividad universitaria”.

Acuerdos

El mismo texto indica que el claustro se compromete “a seguir de cerca esta lacra y a trabajar para revisar y proponer las mejoras de los procedimientos del protocolo y de la defensa de las víctimas que sean necesarias al Consejo de Gobierno, con la participación de todos los sectores de la comunidad universitaria”.

El mismo órgano consensuó también siete propuestas de resolución que atienden a la mejora del procedimiento y a las garantías de las partes. Así, se indica que debe dotarse a la Unidad de Igualdad de Género y al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales “con la financiación precisa en los presupuestos y con la estructura administrativa necesaria y con personal de la experiencia apropiada”. También se solicita que se ponga en marcha un plan permanente de difusión y formación en materia de igualdad de género dirigido a todos los sectores de la comunidad universitaria, incluyendo formación obligatoria a los gestores de las unidades organizativas de los centros.

Se acordó, además, que se nombre una comisión claustral, conjuntamente con la comisión técnica asesora de la Unidad de Igualdad de Género, para la revisión y actualización del citado protocolo, al tiempo que se solicita exigir informes de violencia de género y/o acoso sexual o por razón de sexo a todo el personal de la Universidad de La Laguna.
Otra de las propuestas insta a que todas las personas cuyo espacio laboral sea la ULL tengan el amparo del Plan de Igualdad, y que se añada al protocolo que la universidad se persone como acusación particular cuando el asunto se judicialice.

Finalmente, el claustro propone que se incorporen al protocolo medidas cautelares que supongan el no contacto entre la persona presuntamente agresora y la víctima ante un presunto caso de acoso sexual o por razón de sexo.

El rector indicó que en la Universidad de La Laguna se han producido algunos casos de acoso, pero apuntó que “se ha actuado siempre y nos comprometemos a erradicarlo en el futuro”. En las actuaciones en las que ha sido necesario, la ULL ha atendido de forma singular a las víctimas, “con ayudas específicas a las personas que lo han necesitado”, añadió Antonio Martinón al respecto.

Críticas desde el alumnado, que pide sanción y no solo amonestación

Tras las palabras del rector, tocó el turno de los grupos claustrales. La Asociación Canaria de Estudiantes señaló que la declaración es “demagógica” y la información ofrecida es poca. El grupo apuntó que el acoso no puede quedar libre de sanción y que no basta la amonestación.
Por su parte, Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario indicó que este era un acto institucional universitario sin precedentes, pese a que, en su opinión, la institución quería dar carpetazo a la cuestión.

El rector rechazó tajantemente que la universidad proteja a los acosadores y se eche tierra sobre los casos. Recalcó que es necesario el testimonio de la víctima, su ratificación de la denuncia, “porque si no, cualquier procedimiento que se arbitre podría ser recurrido ante una instancia judicial”.

Mientras, PAS en Acción declaró que “en la comunidad universitaria se establecen relaciones de poder entre unos colectivos y otros, aunque las medidas garantistas que el centro ha establecido ha disminuido la posibilidad de que se produzca abuso”. El portavoz de Eupas, del sector de personal de administración y servicios, señaló que en buena parte de la comunidad universitaria se desconoce completamente la existencia de protocolos y medidas garantistas.

Por parte de Grupo del PAS se señaló que no hay duda de la actuación de la universidad frente al acoso sexual o sexista, aunque apuntó que la actitud negacionista del rector no es la mejor de las soluciones.