Sucesos

Iba en un taxi del Puerto de la Cruz con el cadáver de su bebé enrollado entre mantas

La madre, de 27 años, llevaba al neonato, de unos cinco meses de gestación, envuelto entre toallas, y ha sido ingresada en un centro hospitalario; su otro hijo, de dos años, ha quedado a cargo del abuelo

Una mujer de 27 años de edad que viajaba con un feto, al parecer, congelado, fue detectada en la mañana de ayer cuando viajaba en un taxi por una calle del Puerto de la Cruz, en información contrastada en fuentes oficiales.

Los hechos que nos ocupan tuvieron lugar a las once menos cuarto de la mañana, cuando un taxista que circulaba por la calle de Antonio Ruíz Álvarez alertó a las autoridades de que en su vehículo viajaba una mujer que, a su juicio, presentaba un desequilibrio mental, a tal punto que repetía una y otra vez: “¡Mi hijo, mi hijo, mi hijo!”.

Como quiera que iba acompañada de un niño de dos años de edad y que portaba un amasijo de mantas del mismo modo que si llevara consigo a un bebé, el taxista puso en conocimiento tales hechos a la Policía Local del Puerto de la Cruz, cuyos agentes descubrieron con horror que, entre aquellas mantas, había un feto de, aproximadamente, cinco meses de gestación.

Atención

De inmediato se activaron los protocolos adecuados, haciéndose cargo los Servicios Sociales del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz del niño de dos años, claramente afectado por lo que había sucedido. Se le atendió debidamente hasta que su abuelo y un sobrino mayor de edad de la madre que nos ocupa se llevaron al pequeño minutos antes de la una y media de la tarde. Es menester resaltar que el niño estaba correctamente vestido y alimentado, según las fuentes consultadas.

Respecto al feto, aún está por dilucidar si, como se sospecha, fue víctima de un aborto durante la madrugada de ayer, como parece desprenderse de las confusas declaraciones facilitadas por la madre, y si, como se teme, finalmente lo metió en un congelador. Serán los especialistas del Instituto de Medicina Legal quienes determinen las causas de la muerte del feto y lo ocurrido con el mismo después de su trágico alumbramiento.

En cuanto a la madre, se sabe que tiene 27 años de edad, que es de La Palma y que se encontraba ayer en el Puerto de la Cruz de vacaciones, invitada por una prima suya que tiene un apartamento en la localidad turística. En cuanto al lugar del fallido parto, también se desconoce si fue en el apartamento o en la vía pública.

Atendiendo a su posible desequilibrio mental, la madre ha sido ingresada en Hospiten Bellevue, donde permanecía al cierre de esta edición.

Ahora son los especialistas de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía en el Puerto de la Cruz quienes se han hecho cargo, como es preceptivo, de las la investigación abierta por el juzgado de guardia portuense que ya instruye diligencias por este caso.