Santa Cruz

El Cicop propone que el monumento a Franco se convierta en un museo de sitio

El informe encargado por el Ayuntamiento detalla que la escultura debe conservarse y adaptarla a la Ley de Memoria Histórica

Foto FRAN PALLERO

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz tuvo conocimiento ayer del resultado del informe de la Fundación del Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (Cicop) sobre el análisis, encargado por el propio Consistorio, del conocido como monumento a Franco. El Cicop concluye que el conjunto escultórico de Juan de Ávalos tiene los suficientes valores artísticos para ser preservado. Añade que el equilibrio urbano del espacio donde está ubicado ha venido adquiriendo unas señas de identidad que a lo largo de los años la ciudadanía ha identificados como suyas, dejando al margen la carga ideológica que tuvo en otra época y adoptando expresiones sociales y valores culturales acordes con el conocimiento y las expresiones sociales de una democracia del siglo XXI.

Con estas dos conclusiones, el Cicop recomienda la elaboración de un estudio de rehabilitación del espacio donde se ubica el conjunto escultórico transformándolo en un museo de sitio. Según recomienda la Fundación, se trataría de, siguiendo las recomendaciones de la Ley de Memoria Histórica, que se pueda informar y comunicar la evolución de la obra y de los hechos históricos acaecidos.

“Esto supone que el conjunto escultórico, más allá de su valor patrimonial, tiene que adquirir el rol que le corresponde y que su conservación debe trabajar para el futuro, no para un pasado superado por la mayoría de la sociedad”, finaliza la recomendación del Cicop.

El documento fue tomado en consideración por la Junta de Gobierno, que acordó dar traslado del mismo al área insular de Patrimonio Histórico para que, a su vez, lo tome en consideración. El monumento a Franco es uno de los hitos sobre los que el abogado experto en Memoria Histórica Eduardo Ranz ha exigido al Ayuntamiento que justifique su presencia en la ciudad. Esta justificación ha de hacerla el Consistorio en el juzgado, donde sigue adelante el contencioso presentado por Ranz. El análisis que el Cicop realiza de este monumento lo desarrolla a través de tres líneas: histórica, material y sociológica. En el primer apartado, el histórico, se recuerda que el conjunto escultórico data de 1940 y se atribuye a Juan de Ávalos. El Cicop reconoce que “se trata de una obra escultórica que muestra la intencionalidad ideológica de la época, de clara tendencia idílica con la espada como símbolo”. Añade que “es un claro exponente de los ejemplos artísticos dominantes en la época de la postguerra”. En cuanto al estado de conservación, “se considera bueno”, si bien es necesario acometer labores de limpieza, acondicionamiento y reparación. En cuanto al análisis físico-constructivo, el Cicop detalla la disposición del monumento y los materiales con los que está conformado. Para la Fundación, los valores artísticos del conjunto escultórico son incuestionables, en coincidencia con la opinión que sobre esta obra hizo la Real Academia de Bellas Artes, por lo que intenta profundizar un poco más en el diagnóstico basado en el análisis sociológico.

En este último se señala que el conjunto de Ávalos “forma parte del paisaje adquirido, adoptándolo la sociedad en su mayoría como referencia icónica en el paisaje”. Añaden que el conjunto escultórico es “un indicador de un proceso de democratización de la ciudad”.