San Miguel de Abona

El PGO de San Miguel, primero que se tramita con la Ley del Suelo

El alcalde, Arturo González, prevé que el nuevo documento atienda el 90% de las 1.607 alegaciones; en la mayoría de ellas se pide convertir los asentamientos rurales en urbanos

Vista, en primer término, del casco de San Miguel de Abona y al fondo, la zona de costa. DA
Vista, en primer término, del casco de San Miguel de Abona y al fondo, la zona de costa. DA

El Plan General de San Miguel de Abona avanza y se convertirá en el primer planeamiento municipal de Tenerife adaptado a la nueva Ley del Suelo. Actualmente es el único documento de estas características que se encuentra en período de información pública.

Así lo confirmó ayer a DIARIO DE AVISOS el alcalde, Arturo González, que prevé, además, que con la nueva normativa el 90% de las alegaciones presentadas, cuyo número total asciende a 1.607, sean finalmente atendidas por parte del equipo técnico de Gesplan, empresa pública del Gobierno de Canarias encargada de estudiarlas y clasificarlas.

Hay que recordar que el consistorio sanmiguelero firmó un convenio con el Ejecutivo regional en 2012 para la redacción del Plan General “supletorio” y que el año pasado se aprobó inicialmente un primer documento técnico que contemplaba las directrices del Plan Insular de Ordenación Territorial (PIOT). Una vez sometido a información pública, entre marzo y julio de 2017, se presentaron 1.607 alegaciones , lo que indica el interés y la participación de la población residente en un documento fundamental para el desarrollo del municipio. El propio Ayuntamiento explicó a los vecinos a través de diferentes encuentros los pormenores de este instrumento de planificación.

Con la aparición de la nueva Ley del Suelo, el documento ha tenido que adaptarse a la nueva normativa y, precisamente, ese proceso permitirá contestar favorablemente a la gran mayoría de alegaciones presentadas, de ahí que el trámite haya sido más lento de lo normal.

Según pudo saber este periódico, el 76% de las alegaciones son peticiones para convertir asentamientos rurales en suelos urbanos consolidados, espacios que ya disponen de pavimento, aceras, servicios de agua, alcantarillado y telefonía.

“La nueva Ley del Suelo ha permitido darle la vuelta al Plan General y nos ha ayudado a plasmar la realidad en los núcleos situados desde la autopista hacia la parte alta del municipio”, señaló Arturo González. “Estamos satisfechos, porque se trata de un documento que ya no tiene marcha atrás y que, aunque es complejo, será bueno para los vecinos”, subrayó el alcalde, que ha participado en las comisiones de seguimiento celebradas con Gesplan, y que remarcó “el compromiso del Gobierno para que el documento que salga sea lo más consensuado posible y con el visto bueno del Ayuntamiento de San Miguel de Abona”.