Candelaria / Pleno municipal

La oposición exige disculpas y el cese de técnicos por el concurso fallido de la piscina

El Pleno aprobo retrotraer el expediente a la mesa de contratación tal y como dicta la sentencia del TSJC que anuló la concesión a la UTE adjudicaria en junio de 2015 por "proyectar más un centro comercial que una instalación deportiva"

El Partido Popular elogió el trabajo del secretario y pidió apartar dos técnicas de Urbanismo / NORCHI

La oposición -excepto Coalición Canaria, ausente- exigió ayer al grupo de gobierno (PSOE) que pidiera disculpas por los errores cometidos en el expediente de la piscina cubierta de Candelaria, ahora aparcado por una sentencia del TSJC contra la empresa adjudicataria. Es más, el Partido Popular llegó a pedir que se apartara a las dos técnicas que participaron en 2015 en la mesa de contratación.
En aquella misma mesa, todavía con el Gobierno anterior, estuvo presente el secretario municipal Octavio Fernández, a quien ayer elogiaron tanto populares como Vecinos por Candelaria, porque “gracias a él el Ayuntamiento y ustedes -dirigiéndose a los concejales socialistas- no se enfrentan a responsabilidades jurídicas”, coincidieron José Fernando Gómez (VxC) y Juan Miguel Olivera (PP).

El secretario, en la comisión informativa previa al pleno, señaló que en aquella época (junio 2015) estaba muy liado con el censo electoral y no pudo estudiar bien el expediente.

Sin embargo, ayer, relató con fechas y datos todas las irregularidades que se fueron sucediendo en un expediente que la oposición siempre denunció como irregular y del que el Gobierno local hizo caso omiso, llevándose, como dijo Fernando Alduán, por los informes técnicos que siempre mantuvieron que el proyecto de la UTE Centro Deportivo Candelaria, ganadora del concurso ante la oferta de Syocsa-Inarsa, cumplía con los requisitos que se recogían en el Plan General (PGO).
La sentencia de TSJC, ante el recurso de la empresa perdedora, fue demoledora y aunque la UTE recurrió en casación al Supremo, se mantuvo en todos los extremos el dictamen del tribunal canario del 30 de octubre de 2017, firmeza que llegó al Ayuntamiento hace diez días.

El secretario municipal recordó que la sentencia, tras la descalificación del proyecto de la UTE, abre la posibilidad de “retrotraer las actuaciones a la mesa de contratación y por lo tanto crear un comité técnico que decida si adjudica la obra a Syocsa-Inarsa o se realiza un nuevo concurso, siempre excluyendo a la UTE”, aclarando además que “no se da una supuesta indemnización de daños y perjuicios por no haberse realizado obra alguna”.

También afirmó el secretario municipal que “una vez que tenemos la sentencia firme y un escrito presentado por la UTE en la que se solicita la devolución de la garantías, se deben entregar los dos talones, cada uno de 179.005,50 euros, que era el 5% del proyecto total”.

La sentencia del TSJC, recoge los mismos argumentos que esgrimió la oposición en 2015 y 2016 para denunciar la irregularidad del proceso, básicamente porque “resulta patente y evidente que la realidad del anteproyecto no determina un uso deportivo, sino dos, uno deportivo y otra en centro comercial”.

En el debate de la moción, Fernando Alduán, concejal de Urbanismo, admitió que “ si el TSJC entiende que se trata de un segundo uso principal de la piscina no queda otro que aceptar la decisión que procede del juzgado. Será ahora el comité técnico el que valore la idoneidad de Syocsa, la única empresa que queda en el concurso”.

José Fernando Gómez, (VxC) fue contundente: “Dijimos desde 2015 que se trataba de construir un centro comercial en terreno público para hacer el negocio del siglo. Con un centro comercial de 2.000 metros cuadrados más otros 2.500 de aparcamientos. Menos mal que el secretario decidió parar un expediente que hubiera sido ruinoso para el Ayuntamiento, porque se tendría que pagar indemnizaciones a Syocsa y la responsabilidad patrimonial de los concejales, incluidos los CC”.
Mayca Coello, de Sí se puede, alegó que “ya en junio de 2015 dijimos que los plazos era irreales y fuimos ignorados y tres años después sigue ahí, pese a nuestras reiteradas peticiones. Una valla electoral que pagaron los vecinos y vecinas de Candelaria y que deberían pagar los socialistas. El sentido común es el sentido menos común en Candelaria. Se podía parar en junio de 2015. En diciembre de 2015 o en 2016 y ha tenido que llegar una sentencia judicial”.

Olivera, portavoz el PP, fue más allá al pedir la exclusión de las dos técnicas de la mesa de contratación “estas dos trabajadoras no deben seguir siendo parte del comité técnico, porque han dado validez a una ilegalidad manifiesta” y alegó que “en junio de 2015 se aprobó un anteproyecto, con zona comercial con comercios, aparcamiento y cafetería con el 54% del espacio. Un centro comercial con una piscina encubierta. PSOE y CC no hicieron caso y siguieron para adelante, porque para la alcaldesa era un fracaso no hacer la piscina, como dijo en la prensa”.

Fernando Alduán salió en defensa de la Oficina Técnica: Pretender relacionar la opinión de los técnicos con fines políticos me parece intolerable. Es sencillamente incierto, por no decir mentira. Desde que yo estoy en Urbanismo jamás ni un solo instante ha habido ninguna tipo de contaminación política. Es miserable lo que dices de ellos”, contestó a Olivera, que en la réplica recordó que el PSOE puso en su folleto electoral de 2015 infografías del proyecto de la UTE antes de llegar al Pleno.
La alcaldesa, Mari Brito, terminó diciendo que “el grupo Socialista ha estado luchando porque la piscina sea una realidad y va a seguir haciéndolo. Vamos a llevar el proyecto de Syocsa a la mesa de contratación y ya se ven los informes técnicos y jurídicos. Ahí veremos quien apoya o no una piscina en Candelaria, porque para ellas “hay muchos interesados en que no salga la piscina en este mandato”.

El pleno municipal trató también otros asuntos de interés, uno de ellos llevado por urgencias, referente a una modificación de la RPT, en la que se debe contemplar el nuevo baremo para pagar las horas extras a todos los trabajadores municipales -no solo Policía Local-, dependiendo del valor de la hora normal se aplicará un porcentaje diferenciando entre un día hábil, inhábil o especial.

El punto de aprobó, al igual que el referente a la modificación de crédito para dedicar 1,6 millones de euros del superávit municipal (5,7 millones) a reducir deuda financiera, que todavía sigue siendo de 3,7 millones, pese a que el Ayuntamiento de Candelaria dispone de 12 millones de remanente positivo, recordó la alcaldesa Mari Brito.
Brito señaló que la FEMP, de la que es vocal, quiere acabar con el techo de gasto impuesto por la ley de racionalización y sostenibilidad de las administraciones locales, aunque pendiente también de la nueva financiación autonómica, que su partido (PSOE) ha decidido aparcar en esta legislatura.

También se aprobó por unanimidad conceder la medalla de oro de la Villa de Candelaria a la banda de música Las Candelas, hace dos días premio Impulso Sur de DIARIO DE AVISOS, y que además recibirá el 19 de septiembre la medalla de oro de la Isla, a propuesta de CC.

Airám Pérez Chinea, concejal de Hacienda, sacó adelante la propuesta de revisión de precios de la recogida de residuos -que no influirá en los ciudadanos- al haber en los primeros seis meses del año una deuda de 13.349 euros con Urbaser- pendiente del nuevo concurso- , pasando el canon mensual a 204.428 euros.

Romén Mantecón, el único edil de CC, y de manera fugaz, en el pleno de ayer / NORCHI

CC no da la cara

Coalición Canaria, el grupo más numeroso de la oposición (5 concejales) sigue dándole la espalda a los plenos municipales. Ayer, con temas trascendentes a debatir, solo etsuvo presente Romen Mantecón, que apenas intervino o debatió, excepto para leer el apoyo a la medalla de oro de la Villa a Las Candelas. Incomprensible CC.