Buenavista del Norte

Preocupación de Masca por el arreglo del embarcadero

Los vecinos temen que abran el barranco por “presiones externas” antes de que se dicte la ordenanza para regular los aparcamientos

Cartel que anuncia los trabajos del embarcadero de Masca. DA

“Estamos en la inopia, no nos han dado ninguna información”, asegura el presidente de la asociación de vecinos de Masca, José Riquelme, quien traslada la preocupación de los habitantes de Masca por las obras que se ejecutan en el embarcadero, ya que temen que éste se abra “por presiones externas”.

En este sentido, critica que el cartel que anuncia los trabajos “no tiene sello de aprobación, tampoco especifica la partida económica, ni la fecha de comienzo ni finalización, solo el logo del Cabildo de Tenerife y el de la empresa que lo va a hacer, con lo cual no sabemos de qué se trata exactamente el proyecto”, recalca el representante vecinal.

Riquelme recuerda que la alcaldesa, Eva García, se comprometió con la comunidad a abrir el barranco cuando existan las condiciones mínimas de regulación que no perjudiquen al caserío. Lo hizo en abril, durante una reunión mantenida para consensuar una serie de medidas que reduzcan la afección en Masca. Entre ellas, una ordenanza que establezca un máximo para aparcar y evitar así, que el flujo turístico que baja al barranco y a la playa, deje su coche y obstruya los estacionamientos para la población que únicamente acude a ver Masca.

Pero los vecinos ven que se están ejecutando las obras de un pilar de la pasarela de acceso a la playa, dañado durante el último temporal, y no ocurre lo mismo con sus “históricas” demandas.

“Somos muy sensibles con nuestro entorno natural y para nosotros es impensable que el helicóptero acuda tres o cuatro veces a la semana con rescates importantes. Pero si no nos quieren hacer caso con eso, al menos que regulen la congestión que tenemos en el caserío que asfixia a la economía y a las visitas propias al caserío”, insiste Riquelme.