la guancha

El periodista Salvador Pérez donará todo su archivo al pueblo

El guanchero “universal”, como él mismo se define, hizo el anuncio durante la lectura del pregón de las fiestas patronales, en el que repasó de forma amena la historial local

El pregonero, junto al alcalde de La Guancha, el viernes en la plaza de la iglesia de El Dulce Nombre de Jesús. DA
El pregonero, junto al alcalde de La Guancha, el viernes en la plaza de la iglesia de El Dulce Nombre de Jesús. DA

Maestro, periodista, dinamizador social, cultural y emprendedor. Son muchas las palabras que engloba el nombre de Salvador Pérez, pero, sin duda, las que mejor lo definen son las que él mismo eligió: “Un guanchero universal, de todas las patrias y de todos los aires”, que ha decidido donar todo su archivo a su pueblo natal: La Guancha.

El anuncio lo hizo el pasado viernes durante la lectura del pregón de las fiestas patronales en la plaza de la iglesia de El Dulce Nombre de Jesús, inicialmente previsto para el jueves, pero que tuvo que ser aplazado por las inclemencias del tiempo. Y aunque la lluvia también volvió a hacer acto de presencia, y en ocasiones de manera intensa, no pudo con las casi 1.000 personas que escucharon atentas el repaso que hizo Pérez de forma instructiva y amena de la historia local, pese a que, recordó, “un incendio en el año 1888 destruyó el caserón de la Alhóndiga, donde estaba el Ayuntamiento, y nos dejó a oscuras y sin archivos para saber el principio de nuestra historia”.

Sin embargo, añadió, las Datas de Tenerife señalan que en 1499 llegaron “cinco naturales de la Gran Canaria” a la fuente de La Guancha. “Esas fueron nuestras primeras raíces, que después se consolidaron con la ermita de Santa Catalina en 1510 y la iglesia parroquial, también ermita en 1579 y parroquia en 1630”, dijo. El maestro subrayó los cambios que sufrió el municipio, fundamentalmente, a través de la enseñanza, con la llegada de Ángeles Machado, una maestra lagunera de familia preparada y progresista, que cambió durante 12 años (de 1921 a 1933) “la monótona vida de una comunidad triste y desamparada”. También recalcó el papel fundamental de las instituciones, como el Casino Unión y Fraternidad, nombre que el franquismo obligó a cambiar y que siempre fue, desde su fundación en 1933, “una escuela de democracia y libertad”, además de cumplir con una clara vocación cultural. Subrayó que La Guancha fue pionera en el debate y en la información de los partidos políticos que empezaban, como la Agrupación Guanchera Independiente (AGI), un equipo inicialmente formado por doce varones y una mujer que “se lanzó a hacer obras que cambiaron, de arriba abajo, la cara del pueblo”. En este sentido, tuvo palabras para el que consideró “mejor alcalde de la historia”: José Grillo, “a quien por sus obras le conoceréis” y a quien el pueblo le dio su respaldo durante 22 años de mandato, aunque, en su opinión, “ningún cargo debería pasar de los ocho años”.

También se refirió “al hecho más importante de la historia de La Guancha”: sus ferias. Desde la primera, que tuvo lugar en 1966, denominada Exposición Agrícola-Ganadera y fue organizada por el Plantel Juvenil Agrario, hasta las últimas que se desarrollaron en 1988, en las que participaron 500 artesanos, trabajando in situ, de las siete islas, la mayor concentración de España.

Su gran repercusión y la masiva afluencia de visitantes conllevaron que La Guancha “dejara de ser un pueblo desconocido, casi invisible, a ser un referente organizativo, a un lugar deseado y visitado”, resaltó en su discurso Salvador Pérez.

Como era de esperar, el maestro no se olvidó del Instituto, “todo un referente a nivel regional e incluso nacional, como lo acreditan todos sus premios”, “un orgullo del pueblo” y al que le dedicó un libro de 325 páginas, Algo más de 25 años.

Como resaltó el alcalde, Antonio Hernández, Salvador Pérez es un hombre que conoce en profundidad el pueblo y es la persona que más ha escrito de La Guancha. Y el viernes, una vez más, lo demostró en su pregón.