Puerto de la Cruz

De callejera a ‘jefa de obra’ en el Puerto de la Cruz: la conmovedora historia de esta perra que busca un hogar

Pese a las evidencias que reflejaban en su actitud un posible maltrato previo, el animal se atrevió a encariñarse de Sergio, un obrero que trabaja en el Puerto de la Cruz

La perra se encuentra ahora con una familia de acogida a la espera de ser adoptada. | DA
La perra se encuentra ahora con una familia de acogida a la espera de ser adoptada. | DA

Pese a las evidencias que reflejaban en su actitud un posible maltrato previo, esta perra se atrevió a encariñarse de un grupo de obreros que trabajaba en el Puerto de la Cruz, especialmente, de uno de ellos: Sergio, que, por sus responsabilidades de papeleo en las casetas, pasaba más tiempo con el can. Primero fue algo de comida y cobijo; después, este tinerfeño de 35 años, natural de Icod de los Vinos, decidió trasladarla a un centro veterinario para que pudiese ser examinada.

Cartucho, como así los trabajadores intentaron llamar (sin éxito) a la perra, no tiene microchip, pero es joven y está sana. “El animal apareció un día en la obra bastante asustado, ya que no se dejaba tocar por nadie y se escondía debajo de las casetas”, cuenta a este periódico Sergio, quien poco a poco logró ganarse su confianza. Además, reconoce bastante apenado que “no podía quedármela porque ya tengo tres perritos en casa”.

La perra junto a los trabajadores en el barranco de Martiánez (Puerto de la Cruz). | DA La perra junto a los trabajadores en el barranco de Martiánez (Puerto de la Cruz). | DA La perra junto a los trabajadores en el barranco de Martiánez (Puerto de la Cruz). | DA La perra junto a los trabajadores en el barranco de Martiánez (Puerto de la Cruz). | DA
<
>
La perra junto a los trabajadores en la obra del barranco de Martiánez (Puerto de la Cruz). | DA

Esta perra callejera estuvo casi dos semanas merodeando por el barranco de Martiánez, que es donde se encuentra operativa la obra hasta el próximo 20 de octubre. Ahora, gracias a la información publicada el martes por DIARIO DE AVISOS, varias personas se han interesado en su adopción.

Por su parte, Casa Refugio Candy Raya, situada en la mencionada localidad, se ha hecho cargo del can, que ahora duerme en la vivienda de un particular por falta de espacio en la protectora. Candy Raya, en cambio, prefiere no ponerle nombre a los animales hasta que estos encuentren un hogar, simplemente les llama Niño o Niña –en este caso, el segundo-. “Nos llamaron el 2 de septiembre para que fuéramos a buscar a una perra que se había colado en un jardín particular”, explica la gerente. “Al parecer, era de un cabrero de la zona, pero cuando intentamos meterla en el transportín, huyó corriendo y la perdimos”, añade. Hasta entonces, no habían recibido noticias suyas.

La Niña ha pasado hoy por la peluquería canina con el propósito de estar radiante para su próxima familia adoptiva, que deberá contactar directamente con Casa Refugio Candy Raya, a través del teléfono de contacto 619 034 838. Los gastos veterinarios correrán a cargo de la protectora siempre y cuando sea atendida por el profesional de la misma.