Candelaria

La piscina de Candelaria, ya es definitivo: no se iniciará en este mandato

Fernando Alduán, concejal de Urbanismo, califica la decisión de "una mala noticia", reconociendo que "el concurso ha sido contradictorio e inexacto"

Infografía del proyecto ganador que fue descalificado por un juez, tras recurso de Syocsa, que también incumplía los pliegos /DA

Fernando Alduán, concejal de Urbanismo de Candelaria, confirmó hoy a DIARIO DE AVISOS que “es una mala noticia, desde luego, porque tal y como se presumen los trámites a partir de ahora, Candelaria no podrá disponer de nuevo proyecto de piscina como mucho antes de abril o mayo”.
El edil confirma que el gran proyecto de piscina municipal cubierta que vendió la alcaldesa Mari Brito en su campaña electoral -justo el día en que ha sido confirmada como candidata por el PSOE a la reelección- no será una realidad, después de que esta semana, primero el comité técnico (un arquitecto, dos aparejadores y dos economistas de la ADL) y luego la mesa de contratación, atendiendo al informe del primero, dejaran desierto el concurso iniciado en 2015 -justo antes de las elecciones-por considerar que el proyecto de Syocsa-Inarsa no cumplía con los pliegos técnicos y administrativos (presentó solo dos vasos cuando se pedían tres), pese a que en su día fue puntuada, eso sí por debajo de la UTE Centro Deportivo Candelaria, que fue descalificada por sentencia del TSJC, tras recurso de Syocsa, que ahora recurrirá ante el juez la decisión del Consistorio, como presume el propio Fernando Alduán, aunque recuerda que “hemos hecho lo que nos indicó el juez, retrotraer el concurso a la mesa de contratación y esta ha decidido dejar desierto el concurso, otra cosa es que la empresa recurra”, dijo.

El concejal -la alcaldesa no ha querido contestar a los requerimientos de este periódico- reconoce los errores cometidos en un expediente que se inició en 2015, antes de que el llegara a la Concejalía, y que se prosiguió, pese a las advertencias de casi toda la oposición, con el mismo pese a las irregularidades manifiestas del proyecto ganador (CD Candelaria), con más metros cuadrados de zona comercial que de instalación deportiva, y que ahora también termina con la eliminación de la propuesta de la otra empresa participativa.