Güímar

La disolución del Mandala pone fin a las singulares jornadas budistas en Güímar

La arena del Mandala fue depositada en la fuente del Jordán de Tenerife y una parte entregada a los cientos de asistentes a unas jornadas que sorprendieron gratamente a los güimareros

Dos de los monjes poco antes de la disolución del Mandala de la Medicina / FRAN PALLERO

Con la disolución del Mandala de la Medicina, realizado durante tres días de laborioso trabajo, ayer concluyeron las jornadas de meditación que cinco monjes tibetanos, traídos por el centro Ghe Pel Ling Canarias, protagonizaron en la plaza del Ayuntamiento de Güímar, ante el interés de muchísimos güimareros y tinerfeños en general, en unas jornadas que contaron con talleres de yoga y meditación con cuencos tibetanos, ejemplo de una filosofía milenaria que en Tenerife cuenta con unos quinientos adeptos, según Antonio Antonelli, del centro de Adeje, municipio que acogerá este fin de semana un Mandala similar, mientras que la próxima semana los cinco monjes tibetanas del templo Sera Ye de la India, estarán en La Orotava, invitados por el museo de las alfombras, para realizar un Mandala que en este caso dejarán allí como recuerdo y no de disolverá en agua como ocurrió ayer en Güímar, en la fuente El Jordán de Tenerife.

Sesión de yoga justo al lado de la cruz de los caídos en la Guerra Civil /F.P.

Al final, los tibetanos, encantados con el trato dispensado durante los tres días por el Ayuntamiento y el pueblo de Güímar, agradecieron a la alcaldesa, Luisa Castro y al concejal de Cultura, David Román, todos los detalles que tuvieron con los cinco monjes venidos de la India -gracias al patrocinio de EOSS Instalaciones Eléctricas y Solares- y al final repartieron bolsitas de arena del Mandala entre los asistentes a la clausura de unas jornadas que sorprendieron a los presentes, incluso aquellos ligados estrechamente al catolicismo u otras creencias. Es más, durante estos días, las sesiones de yoga y meditaciòn se realizaron a la sombra de la cruz que recuerda a los caídos en la Guerra Civil española.

Sera Ye es uno de los tres principales monasterios reconstruidos en India bajo la guía de su Santidad el XIV Dalai Lama después de la ocupación del Tíbet por parte de la China en 1950, y acoge en la actualidad alrededor de 5.000 monjes, los cuales suelen realizar giras por otras partes del mundo brindando conocimiento y así recaudar dinero con el que poder sustentarse, ya que los monasterios existentes a veces viven situaciones económicas complicadas» – tal y como relataba el monje Lobsang Chôpel.