Candelaria

Los negocios de Candelaria ya echan en falta a su mayor reclamo: la Patrona

Algunos comercios o restaurantes cercanos a la plaza de la Basílica aprovechan la ausencia de la Virgen para cerrar o dar vacaciones a sus empleados

Para algunos la calle La Arena se quedará desierta sin la Virgen /NORCHI

A nadie se le esconde que si Candelaria recibe al año en torno a dos millones de visitantes se debe en buena medida a su condición de Villa Mariana y al hecho de albergar en su Basílica a la Patrona de Canarias.

La ausencia, durante 15 días, de la Virgen de Candelaria significará una considerable pérdida económica para el comercio y restauración del casco del municipio y sobre todo para aquellos situados en la calle La Arena y alrededores. Tanto es así que muchos de ellos cerrarán para hacer reformas o aprovecharán la coyuntura para dar vacaciones a parte de su personal.

Ana, propietaria de origen chino, del Bar Yaracuy, reconoce que “tenemos clientela del pueblo y de muchos turistas pero no vendrá mucha gente y aprovechamos la ausencia de la Virgen para cerrar el bar, dar vacaciones a los empleados y hacer reformas”, comenta, quien no vivió como empresaria la anterior peregrinación de la Virgen hace nueve años.

Secundido Hernández Marrero , jubilado que dice cobrar apenas 385 euros al mes “pese a estar trabajando toda mi vida”, es hoy el propietario del Restaurante Candelaria, justo en la esquina de la calle La Arena con la plaza de la Patrona. Con un amplio historial hostelero y turístico -ha servido a reyes y presidentes de Gobierno, recuerda- Secundo Hernández sabe que “la Virgen atrae a mucha gente para visitarla y todo en Candelaria se mueve en torno a ella, por eso aprovecharemos su ausencia para darle vacaciones a los empleados y guarecernos como podamos”.

Fran García, encargado de la Casa de las Imágenes / NORCHI

Fran García, encargado de la Casa de las Imágenes, mantendrá abierto el negocio, porque “tenemos una amplia clientela, aunque sin la Virgen aquí, la caja se verá disminuida sobre todo los fines de semana”, recordando que aparte de las imágenes de la Patrona, los clientes suelen llevarse también santos como Pancracio, Hermano Pedro y “últimamente al Padre Anchieta, que se está vendiendo muy bien”. Una de las loteras de la Basílica, Rosario García dice que “esto se quedará un desierto, pero espero que alguno no se haya enterado de que la Virgen no está, sobre todo los guiris que compran euromillones”.

Rosario García vende lotería en la puerta de la Basílica / NORCHI

Mari Brito, alcaldesa de Candelaria quiere quitar hierro a la ausencia de la Patrona: “Lo cierto es que, en realidad, sólo estará fuera 15 días”, aunque rápidamente añade que “no es precisamente una alegría ver como se aleja del pueblo. Despedir a la Virgen no es agradable…”

El concejal responsable de las áreas de Relaciones Institucionales, Participación Ciudadana, Comercio y Turismo, Francisco Pinto recuerda que en otras ocasiones en las que la Virgen ha salido en peregrinación hasta la capital de la Isla o hacia La Laguna, su ausencia se deja notar en sectores tan sensibles como el comercio y la restauración: “Está claro que al no estar la Imagen las visitas disminuyen pero el pueblo no se vacía. Seguimos recibiendo turistas y vecinos de otros municipios y pueblos atraídos por otras cosas, ¡qué Candelaria no tiene sólo a la Virgen!”.

“Tengamos en cuenta que el municipio cuenta con un gran atractivo etnográfico, paisajístico, gastronómico y cultural. Muchas personas vendrán a visitar la Basílica que mantiene su programación de Misas habitual, el conjunto escultórico de Los Guanches, la Cueva de San Blas, el Centro Alfarero Las Miquelas… En fin, tenemos mucho que ofrecer. Teniendo en cuenta el buen clima que nos acompaña podemos disfrutar de una zona comercial abierta con una atractiva oferta comercial. Y no debemos obviar nuestra restauración, una excelencia en oferta gastronómica para todos los gustos”, añade el concejal señalando que este periodo de 15 días será aprovechado por algunos comerciantes para disfrutar de unas merecidas vacaciones, mientras que otras empresas, apunta, emplearán el tiempo para mejorar sus negocios.

“Desde el Ayuntamiento, -y teniendo en cuenta que acabamos de celebrar el Día Happy, lo que nos ha ocupado durante unos meses-, aprovecharemos este periodo para mejorar y potenciar la Campaña de Navidad y Reyes que ya casi está aquí. En nada pasarán esos 15 días y tendremos a la Virgen de Candelaria otra vez entre nosotros”, puntualiza Francisco Pinto.