La Guancha

Todos los vecinos de La Guancha tienen agua y con presión suficiente, pero no es potable por exceso de flúor

Siguen buscando más fugas y no se puede beber ni utilizar para preparar alimentos para que los depósitos se sigan llenando

Los operarios siguen buscando más fugas para normalizar el suministro. DA
Los operarios siguen buscando más fugas para normalizar el suministro. DA

 

Después de más de diez días con cortes intermitentes y en algunos barrios como El Farrobo, con falta total de agua, los 5.426 vecinos de La Guancha ya tienen el preciado líquido y con presión suficiente. No obstante, el Ayuntamiento mantiene la restricción para uso de consumo humano por tercer día consecutivo debido a que el nivel de flúor excede los parámetros permitidos en el Real Decreto 140/2003 que establece 1,5 miligramos por litro de agua.

Así lo confirma a este periódico el concejal de Obras y Servicios Municipales, Juan Felipe Rodríguez, quien añade que todavía no se puede beber agua del grifo ni utilizarla para preparar alimentos porque todavía es necesario que los depósitos se llenen en su totalidad y esté normalizado el servicio.

El martes fue un día importante dado que se encontró una fuga muy importante y uno de los posibles orígenes de la avería que desde septiembre afecta al suministro. Una vecina avisó de un enorme charco en la zona conocida como El Carbón y tras confirmar la pérdida, los operarios trabajaron para repararla, una tarea que se consiguió avanzada la tarde.

Esa misma noche el equipo de trabajo salió a buscar fugas y consiguió detectar algunas pequeñas, “pero entre todas suman y es agua que se va perdiendo”, apunta. Por eso hay que seguir puesto que todavía quedan algunas calles que revisar y desde ayer, al volver a estar las tuberías llenas es más fácil encontrarlas”, indica el edil.

El levantamiento de la restricción depende de la evolución de los seis depósitos del municipio. “Cuando éstos tengan un volumen considerable y se recupere el agua que se perdió, se dejará la medida sin efecto, pero no es tan fácil conseguirlo. Sobre todo, teniendo en cuenta que solo llevamos dos días implementándola”, subraya Rodríguez. En esta línea, añade que “es la preocupación principal del Gobierno junto con garantizar el agua a todos los vecinos aunque no sea apta para beber”.

En este proceso, el Consistorio ha encargado las analíticas de control de todos los parámetros del agua a la empresa que tiene contratada, tal y como exige el protocolo en esta materia, pero por el momento el agua sigue sin estar apta para beber. Ahora mismo se están pasando por planta, es decir, tratando 80 metros cúbicos que entran al depósito para tratar de bajar el flúor y otros 30 de agua sin tratar, con lo cual los niveles de flúor siguen altos.

El alcalde, Antonio Hernández, destaca que La Guancha es el único municipio que desaliniza todo el agua que consume y por eso es de gran calidad. Pero por cada módulo que se pone en marcha, se pierde bastante líquido y por eso fue necesario dejar de tratarla hasta que se recuperen los depósitos.