Santa Cruz

Una docena de niños con necesidades especiales se queda sin apoyo extra en Santa Cruz

Padres del colegio Gesta 25 de Julio se concentran ante la Consejería de Educación para denunciar la privatización de los auxiliares educativos

Los padres afectados se concentraron, ayer, ante la Consejería de Educación. / Sergio Méndez

Una docena de niños con necesidades especiales del colegio capitalino Gesta 25 de Julio, están a punto de quedarse sin el apoyo de las dos auxiliares de educación que hacen que su asistencia a la denominadas Aulas Enclave, sea lo más llevadera y provechosa posible. La llegada al colegio cada mañana, la asistencia a las clases o la ayuda necesaria para que coman correctamente, está en peligro después de que la Consejería de Educación haya comunicado a estas dos trabajadoras su traslado al Colegio Hermano Pedro. “Se trata de una externalización de este servicio porque, aunque serán sustituidas por trabajadores de una empresa privada, estos solo acudirán al colegio durante cinco horas, por lo que, o no les ayudarán en el comedor o no los recibirán por la mañana”. Quien así lo denuncia es la delegada de personal de CC. OO., Ana González, quien añade que, “además, se están vulnerando los derechos de estas dos trabajadoras a las que se les cambia las condiciones contractuales sin previo aviso y les hace imposible la conciliación familiar, al trasladarlas al turno de tarde-noche”.

Detalla González que la labor de estas auxiliares es vital para los pequeños. “Son las únicas que los pueden acompañar al baño, desvestirlos cuando hay que cambiarlos, darles de comer en el comedor… Ahora, a partir del día 19, tal y como ha comunicado Educación, las trasladan a la residencia del Hermano Pedro con lo que están ocasionando un problema muy grave al centro y a los trabajadores”.

CC.OO. sospecha que esto es “la punta del iceberg” en cuanto a que el proceso de externalización de este servicio de atención a los niños con necesidades especiales a través de las Aulas Enclave, “se pretende extender a todo el personal público, concentrándolo en determinados centros y externalizando todo lo demás. Este es un nuevo paso de la política de privatización que se viene haciendo desde hace años en las Aulas Enclave”, denuncia el sindicato.

Ayer, los padres acudieron a la Consejería de Educación, exigiendo una respuesta a sus demandas sin conseguirlo. Hoy volverán a Educación, esta vez ya con una cita cerrada en la Inspección Educativa. Desde CC.OO. van a defender el derecho de las trabajadoras a conciliar y ya preparan, con sus servicios jurídicos, una primera respuesta que evite el traslado de las auxiliares, que están muy afectadas con altos niveles de estrés. “Son trabajadoras con situaciones personales que, ante la nueva situación laboral, no pueden atender de manera adecuada a familiares que necesitan de ellas”, añadió González.