Granadilla

El hotel de La Tejita ya dispone de todos los permisos para iniciar su construcción

El Grupo Viqueira cuenta con los informes favorables del Gobierno de Canarias, el Cabildo y el Ayuntamiento de Granadilla para levantar un establecimiento de 5 estrellas con 883 camas y una altura máxima de 10 metros

Terrenos donde se construirá el nuevo hotel, junto a la playa de La Tejita, en la costa de Granadilla. Fran Pallero

El hotel de La Tejita, en la costa de Granadilla de Abona, tiene ya vía libre para su construcción. El establecimiento de cinco estrellas de la entidad mercantil Construcción, Promoción y Derivados S.A, del Grupo Viqueira, ya dispone de todos los permisos para iniciar las obras, una vez que cuenta con la autorización del proyecto por parte del Cabildo de Tenerife (concedida el 27 de abril de 2016), el visto bueno del Gobierno de Canarias para la ejecución del mismo (3 de junio de 2016), la licencia municipal al proyecto básico (8 de septiembre de 2017) y la aprobación, ayer, por la junta de gobierno del Ayuntamiento.

El hotel estará ubicado justo donde acaba la playa de La Tejita, una de las zonas de baño más valoradas del sur de la Tenerife, concretamente en las parcelas C y D del sector de Costa Bella, calificadas como suelo urbano consolidado. El Plan General de Ordenación, aprobado en 2005, ya establecía que ese terreno estaba destinado a uso turístico-hotelero. La edificación, que se denominará La Tejita Luxury Beach Resort, ha generado una intensa polémica en los últimos años en la Isla y ha provocado movilizaciones de diferentes colectivos sociales que se oponen frontalmente al proyecto, al considerar que causará un daño medioambiental irreparable.

tres plantas

Según ha podido saber DIARIO DE AVISOS, el nuevo establecimiento tendrá tres plantas, su altura no excederá de los 10 metros y 40 centímetros y su superficie edificable será de 26.758 metros cuadrados. Dispondrá de 342 habitaciones con capacidad para 883 plazas. El presupuesto de la construcción supera los 18,5 millones de euros. El proyecto de compensación aprobado en 2009 por el Gobierno municipal establece que la empresa cederá el uso de 7.465 metros cuadrados para disfrute público. Ese suelo no podrá ocuparse con instalaciones o construcción alguna.

La nueva infraestructura generará más de 200 empleos directos. El alcalde de Granadilla de Abona, José Domingo Regalado, ya le ha solicitado a la empresa que prime la contratación de mano de obra del municipio, a lo que esta ha mostrado su predisposición favorable.

Actualmente, 4.257 personas, el 18,8% de la población activa, están inscritas en las oficinas de empleo en Granadilla de Abona. Sectores como el del taxi, que actualmente cuenta con 191 licencias, resultarán beneficiados con la edificación hotelera, aseguran las fuentes municipales. Las 883 nuevas camas hoteleras supondrán que aumente de golpe más de un tercio de la oferta turística actual del municipio, que a fecha de hoy dispone de 1.931 plazas.

Con esta apuesta, Granadilla de Abona, un municipio que cuenta con un gran peso industrial en Tenerife, con el polígono y el puerto como principales referentes, reforzará su apuesta por el sector turístico en la zona costera e incorporará un nuevo establecimiento de cinco estrellas a la oferta hotelera de Tenerife.

Primera piedra para transformar un secadero de tabaco en centro cultural

El proyecto para convertir el antiguo Secadero de Tabaco en un gran espacio polivalente y multiusos en el casco de Granadilla comienza a ser ya una realidad, tras la colocación ayer de la primera piedra, a la que asistieron el alcalde, José Domingo Regalado; el concejal de Patrimonio Histórico, Fredi Oramas; la concejala de Obras, María Concepción Cabrera, y varios miembros de la Corporación, así como representantes de las empresas de arquitectura y adjudicataria de la obra. La actuación supondrá una inversión de 349.602 euros.

El edificio, catalogado como Bien de Interés Cultural desde 2008, conservará su estructura, y la obra contempla la transformación de su interior en un espacio polivalente y multiusos, que sirva para exposiciones, conferencias y conciertos. En la parte delantera del edificio se creará una plaza con bancos y la parte trasera se rehabilitará como patio y un mirador, para que los visitantes disfruten de las vistas del Camino Real del Sur.