sanidad

“¿Qué derecho puede ser más importante que la propia vida?”

La Marea Blanca que protestó ayer considera que “la lista de espera es una agresión sistemática” que busca el “desplome del modelo público” y un “flagrante incumplimiento” de la legalidad
Unas 200 personas se manifestaron contra las listas de espera y la mercantilización de la salud. Sergio Méndez
Unas 200 personas se manifestaron contra las listas de espera y la mercantilización de la salud. Sergio Méndez

Durante unos 50 minutos, los 200 manifestantes que se concentraron en la calle de Pérez de Rozas de Santa Cruz de Tenerife, gritaron consignas como “¡La salud es un derecho, no un negocio!”, “¡Tu negocio, nuestra enfermedad!”; “¡Clavijo, Baltar, mándense a mudar!”; “¡Por una Sanidad pública y de calidad!”; “¡Espera que te espera, hasta que me muera!”; “¡Hasta las cejas, de las listas de espera!”; “¡Pública sí, conciertos no!”; “¡Esto nos pasa por un gobierno facha! o “¡Ea, Ea Ea, el pueblo se cabrea!”, mostrando pancartas como “Por una Sanidad pública de calidad, la salud es un derecho, no un negocio” o “Las listas de esperan matan, por el derecho a la salud”, entre otras.

Además de Santa Cruz de Tenerife, hubo una concentración por fuera del Hospital del Sur de Tenerife, así como manifestaciones en defensa de la sanidad pública y contra las listas de espera en Las Palmas de Gran Canaria y en Fuerteventura y Lanzarote. En un comunicado, denunciaron “la violación del derecho a la sanidad”, poniendo en evidencia el “flagrante incumplimiento con la demora” sanitaria. Se cuestionaron: “¿Qué derecho puede ser más importante que la propia vida”, y denunciaron “la falta de atención, que fatalmente llega a la muerte, provocada por las largas listas de espera, consecuencia de la degradación del sistema”.

 Una imagen de la concentración celebrada ayer en Santa Cruz. S. Méndez
Una imagen de la concentración celebrada ayer en Santa Cruz. S. Méndez

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad cifran en más de 600.000 personas en listas de espera quirúrgica, con una demora mayor de 60 días. En Canarias, esa demora es la mayor, con 150 días, “unas cifras oficiales que nos reservamos, porque la práctica de ocultación de los datos son diversas y creemos que no responden a la realidad”, afirmó el colectivo. Recordaron que “la lista de espera se producen en todos los niveles”, “una agresión sistemática que quiere en desplome del modelo público”. Uno de los más “perversos mecanismos” que no interesa solucionar pues “son una coartada imprescindible para decir que el sistema público no funciona y así derivar a lo privado”, un modelo “antisocial e insalubre que conscientemente vulnera los Derechos Humanos”. Además, suponen un problema que, “aparte de agravar las patologías, discrimina a las personas más vulnerables”. Destacó durante la jornada la colocación de diversas huchas para recaudar fondos que, junto a una campaña de crowdfunding, tiene como objetivo contratar un despacho de abogados de Madrid para emprender acciones legales contra el Gobierno de Canarias y su política de conciertos y derivaciones de fondos y pacientes a la sanidad privada.

En Canarias, Baltar es visto como la consagración de la salud como negocio

Los colectivos denunciaron la “insaciable sangría y robo” a la sanidad pública, llamando a la concienciación colectiva contra los “poderes del mercado, se privatiza, se esconde o disfrazan datos, para transformar la salud en objeto de negocio”, afirman. “Externalización, copago, conciertos, colaboración publico-privada… son eufemismos de parasitar los recursos públicos”. En Canarias, continúan, “se superaron con el nombramiento del vicepresidente de la patronal de la sanidad privada y director del Grupo San Roque”, en alusión al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar.

TE RECOMENDAMOS