Santa Cruz

Urbanismo insiste en que el cierre del Círculo de Bellas Artes no es un “capricho”

La decisión de mantener las puertas abiertas tras la finalización de Merkarte supone, en la práctica, desobedecer la orden de cierre dictada por la Gerencia

El Círculo de Bellas Artes inauguró esta misma semana la XV edición Merkarte. Sergio Méndez

La decisión del Círculo de Bellas Artes de mantener sus puertas abiertas “de una forma u otra” tras la finalización de Merkarte, actividad para la que tienen una licencia temporal, implica el incumplimiento de la orden de cierre dictada por Urbanismo hace tres meses, y, que, hasta ahora se había cumplido. Ayer, el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, no quiso hacer referencia expresa a esta decisión, pero, recordó que, “desde Urbanismo actuamos por la denuncia de un vecino, no de forma aleatoria; no actuamos por capricho”. “Hicimos una inspección -continuó- y comprobamos que no cumplía con determinadas licencias para la actividad que estaba desarrollando, como la cafetería y un par de cuestiones más”. “Independientemente de la decisión que tomen la realidad es que podemos tener una situación de irregularidad”.

Tarife insistió en que, desde finales de julio, “y hasta prácticamente hace un mes” se han mantenido varias reuniones con la entidad. “Estaban pendientes de redactar los proyectos para la actualización de las muchas mejoras a realizar y presentarlas a la Gerencia”. Sobre el alto coste de las obras a realizar que, según el Círculo, supera los 300.000 euros, el edil señaló que le “consta”, la voluntad del Ayuntamiento “para colaborar con la parte proporcional que haga falta para evitar el cierre”.