SUR

La Consejería de Obras Públicas achaca a la burocracia el retraso para comenzar el doble enlace Las Chafiras-Oroteanda

El departamento de Pablo Rodríguez (CC) argumenta que la nueva ley de contratos públicos demoró la licitación para la vigilancia y control de los trabajos

ATASCOS TF1
Los atascos en la TF-1 y en las vías aledañas de Las Chafiras son diarios. DA

La Consejería de Obras Públicas achaca a la nueva ley nacional de contratos del sector público, que entró en vigor el 9 de marzo de 2018, el retraso para comenzar los trabajos en el enlace Las Chafiras-Oroteanda, una obra clave para solucionar uno de los grandes cuellos de botella de la autopista del Sur por el que circulan a diario una media de 75.000 vehículos, que el responsable del departamento, Pablo Rodríguez (CC), anunció que empezaría a finales de noviembre.

Ese es el motivo por el que el concurso para el control y vigilancia de la ejecución de las obras se demoró hasta el pasado 28 de diciembre, según explicó a este periódico Manuel Agoney Piñero, director general de Infraestructuras Viarias, que confía en que a principios de marzo se produzca la adjudicación de este servicio. “El contrato de la obra se hizo con la antigua ley y tuvimos que esperar a la nueva para sacar adelante la licitación para el control y vigilancia de los trabajos; entiendo que la gente se ponga nerviosa, pero ya sabemos cómo es la burocracia”, señaló, en referencia a la información publicada ayer por DIARIO DE AVISOS.

El número 3 de la Consejería aseguró que no habrá que esperar a la resolución del contrato para que las palas empiecen a mover tierra. “La obra puede empezar porque hemos contratado una empresa de prevención y se ha nombrado un coordinador en esta materia”, indicó, aunque un contratiempo de última hora retrasará al menos una semana más la actuación de las máquinas. “La aparición de unos escarabajos autóctonos nos obliga a retirarlos por zonas. Mañana los técnicos de Medio Ambiente nos darán su visto bueno para empezar la retirada de cinco en cinco, ya que un número superior de ejemplares no es aconsejable porque se ponen nerviosos”, explicó Piñero, que aseguró que “si no hay inconveniente, en la semana del lunes 21 empezarán a trabajar las máquinas, ya que retiraremos los escarabajos por zonas y los llevaremos a un área cercada próxima al Puerto de Granadilla, para devolverlos a su lugar de origen al término de la obra”.

CRÍTICAS DE FEPECO

El presidente de la Federación provincial de la Construcción, Óscar Izquierdo, recordó ayer, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, que “llevamos décadas pidiendo una solución a la congestión y caos viario en el sur de Tenerife, que cuenta con unas infraestructuras viarias obsoletas, insuficientes, inseguras y retrógadas”. Para el líder de la patronal de la construcción, el inicio de las obras de Las Chafiras-Oroteanda acumula un retraso de cinco años y subraya que la “primera piedra en el camino fueron los incumplimientos de las transferencias del Estado a Canarias en el convenio de carreteras, pero tampoco nos podemos olvidar de los duros enfrentamientos entre la administración autonómica e insular”. Asimismo, también recuerda el recurso contencioso-administrativo presentado por una empresa al entender que el proyecto había sufrido una modificación que perjudicaba al polígono industrial de San Miguel.

“El propio consejero, a mediados de noviembre pasado, anunció a bombo y platillo que la obra comenzaría antes de final de mes, y lo cierto es que estamos a mediados de enero y aquí no se mueve nada. Y ahora, el problema es un escarabajo autóctono”, lamentó Óscar Izquierdo.

ÓSCAR IZQUIERDO: “LAS ADMINISTRACIONES SE OBSTACULIZAN ENTRE ELLAS”

Para el presidente de los constructores tinerfeños, el retraso en el inicio de las obras del doble enlace de Las Chafiras-Oroteanda es el reflejo de por qué no se ejecutan las infraestructuras en Tenerife. Óscar Izquierdo sostiene que la “falta de coordinación” entre las administraciones (sobre todo entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo) “hace que cada paso adelante que acometa una se encuentre enseguida con el obstáculo de la otra”. “Este retraso pone sobre la mesa la necesidad urgente de modernizar nuestra administración pública, con medios técnicos y humanos suficientes, que permita la resolución de los expedientes en tiempo y forma. Pero también exige la puesta al día de la Consejería de Obras Públicas, que en este momento no tiene la capacidad, por falta de estructura y escasez de recursos humanos, de hacer frente al nuevo convenio de carreteras”.