polÍtica

El Cabildo de Tenerife asegura que el yacimiento del Palm-Mar está protegido

Según explica la Corporación insular, los vestigios arqueológicos han estado sujetos a los resultados de una intervención previa mediante la que se ha procedido al estudio y recuperación del material
Palm-Mar

El Cabildo de Tenerife ha confirmado que está protegido el proyecto de construcción de viviendas que se ejecuta en una parcela donde se localiza un yacimiento arqueológico en el Palm-Mar, en el municipio de Arona.

Según ha explicado la Corporación insular en una nota, los vestigios arqueológicos han estado sujetos a los resultados de una intervención previa mediante la que se ha procedido al estudio y recuperación del material.

De esta forma, la consejera de Patrimonio, Josefa Mesa, ha querido trasladar al grupo Podemos un “mensaje de tranquilidad” ante el temor de la consejera Francisca Rivero de que pudieran haberse producido daños irreparables en el yacimiento.

“Las obras que se realizan cuentan con los informes técnicos favorables y se ha exigido la presencia de un arqueólogo que garantice que no se vean afectados nuevos restos que no hubieran sido identificados en los estudios previos”, ha indica Mesa.

Asimismo, la responsable de Patrimonio ha asegurado que con anterioridad al inicio de los trabajos la promotora se dirigió al Cabildo para solicitar información sobre el tipo de intervención necesaria para garantizar la recuperación de los restos arqueológicos.

Se trata de un yacimiento de superficie que, a finales de los años 90 del siglo pasado, fue afectado por otras obras de urbanización que lo partieron en dos sectores.

En el primero de ellos se localizó una estructura de combustión y abundante material aborigen constituido por fragmentos cerámicos, lapas y restos de obsidiana.

Este sector fue excavado por el Museo Arqueológico de Tenerife (Muna) en 2005.

El segundo sector, el afectado ahora por las obras, era continuación del anterior, pero con la apertura de una calle quedó aislado del sector principal.

En él solo se tenía constancia de material arqueológico en superficie, sin estructuras asociadas.

La intervención arqueológica previa ha confirmado, a través de sondeos, la inexistencia de estructuras en el subsuelo, por lo que se ha procedido a recoger la totalidad del material existente, que ha sido depositado en el Muna.

De esta manera se han retirado bajo metodología científica los vestigios, por lo que el patrimonio arqueológico ha quedado “perfectamente preservado” mediante esta actuación previa.

Mesa ha insistido en la nota en que, a pesar de ello, se han adoptado las medidas de seguimiento “necesarias y habituales” cuando se acometen obras en ámbitos donde existe riesgo de aparición de materiales arqueológicos.

TE PUEDE INTERESAR