sucesos

Los atentados a la naturaleza que vulneran la belleza del paraje canario

La Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello ha denunciado esta semana varios actos incívicos que reflejan hasta qué punto puede llegar el vandalismo a destruir los espacios naturales en Canarias

Pintadas sin ton ni son, amontonamiento de piedras como “mero objeto de decoración o estúpido rito”… La Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello continúa denunciando a través de las redes sociales los actos incívicos que, lamentablemente, siguen apareciendo en los distintos parajes naturales del archipiélago canario.

La corporación que dirige Jaime Coello, cuyo nombre alude al de su abuelo y su padre, ha publicado esta semana en su página de Facebook diferentes imágenes en Tenerife y Fuerteventura que reflejan hasta qué punto puede llegar el vandalismo a destruir los espacios naturales en Canarias.

En la primera isla citada, la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello denuncia que “alguien decide apropiarse de un lugar que es de todos o colocar esos sillones”. En concreto, el asentamiento ilegal ha ocurrido en la Reserva Natural del Malpaís de La Rasca, perteneciente al término municipal de Arona.

En el sendero del Camino Real del Sur, en Güímar, han aparecido pintadas en distintas zonas del recorrido que podrían haber sido motivados por la realización de alguna prueba deportiva. “Alguna persona que desconoce las más elementales normas de respeto y convivencia dibuja unas señales en la roca que forma el empedrado”, recoge la página.

Por su parte, en la isla majorera también se han identificado varios atentados a la naturaleza. En la playa de El Cotillo “un grupo de desaprensivos pinta una acumulación de piedras en un espacio de alto valor natural y paisajístico”, mientras que un espacio natural del municipio de La Oliva, caracterizado por el paisaje volcánico, ha sido “adulterado por personas sin respeto ni conocimiento sobre nuestro medio natural, paisaje y patrimonio”.

TE PUEDE INTERESAR