Economía

“Nos quieren hacer creer que no se pueden salvar las pensiones públicas”

Miren Etxezarreta; economista e intelectual vinculada a los movimientos sociales

Para la economista, "es verdad que la unión soviética salió mal, pero el capitalismo también ha fracasado”. FRAN PALLERO
Para la economista, “es verdad que la unión soviética salió mal, pero el capitalismo también ha fracasado”. / FRAN PALLERO

Doctora en Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona y la London School of Economics, ha dado conferencias en las universidades de medio mundo. Hoy, gracias a la Fundación CajaCanarias, Miren Etxezarreta (Ordicia, 1936) diserta en el Foro Enciende la Tierra (Espacio Cultural CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife, 20.00 horas) sobre la evolución del capitalismo.

-¿Qué espera de la cita de hoy en CajaCanarias?

“Será interesantísima. Me parece fantástica, y enriquecedora para la Isla”.

-Hace 10 años seguía preguntándose sobre por qué había ricos y pobres. ¿Ha llegado a una conclusión?

“Sí, hace tiempo. Hay ricos y hay pobres porque los ricos han conseguido hacerse con el dominio de las fuentes de riqueza, han absorbido la riqueza que producen los trabajadores, y además tienen toda la capacidad para tomar las decisiones que les convienen”.

-¿Les beneficia a los ricos la revolución tecnológica actual?

“Por supuesto. Es que la hacen ellos. La tecnología es producida por aquellos que dominan el capital y que buscan cómo aumentar sus beneficios. No es una tecnología socialmente elaborada”.

-¿Pero el avance tecnológico no democratiza, como, por ejemplo, el acceso a la información que supone Internet?

“No lo veo así. Efectivamente, tienen algo de eso, porque si no, usted y yo no tendríamos un teléfono móvil a nuestro lado ahora mismo. Nos son parcialmente útiles, pero no los hemos inventado nosotros. Internet es un aparato militar asumido por los propietarios del capital, o sea Facebook, Google y demás”.

-¿Me pone otro ejemplo?

“El automóvil. ¿Cuánto tiempo se dedica a vender automóviles y cuánto a garantizar la seguridad de los mismos? Si la seguridad fuera la clave, el automóvil sería muy distinto. Es un error pensar que la tecnología es neutra”.

-Atractiva sí la venden…

“Claro, pero es para que la usemos, no para que la controlemos. Utilizamos lo que les permite que nos controlen. No estoy en contra de la tecnología, pero la actual no tiene un origen social ni la sociedad la controla”.

-Tiene dicho que las alternativas al capitalismo han fracasado: ¿la causa fue económica?

“Fracasó porque el enemigo es muy fuerte. El capitalismo tiene un enorme poder y las clases trabajadoras no nos hemos organizado lo suficiente. El poder del capital consigue diluir la resistencia, a pesar de que hoy en día hay una resistencia enorme. Piense en el brexit o en los que han votado a Donald Trump, pero también en los ancianos que en España luchan por las pensiones. Sin embargo, el poder tiene la suficiente fuerza para ignorarles y destruirles”.

-¿El instinto de superación humano impulsa al capitalismo, o este se beneficia de aquel?

“Se beneficia. Piense en los 5.500 millones de personas que pasan hambre en el mundo. ¿Qué impulso de superación les queda? Y a nosotros mismos, porque consumir no es superarse, no es desarrollar nuestro espíritu”.

-¿El marxismo sigue vivo?

“Para mí sí, porque es el mejor instrumento de análisis que tenemos para entender la sociedad actual. Otra cosa es que ciertos añadidos, como la Unión Soviética, no salieran bien, pero tampoco sale bien el capitalismo, que es terrible. Mire los desahucios, por ejemplo”.

-¿Es interesada la deriva actual de las pensiones?

“Abiertamente. El capitalismo financiero internacional tiene todo el interés en que creamos que no hay posibilidades de salvar las pensiones”.

-Para vendernos los fondos de pensiones privados, entiendo.

“Exactamente”.

-¿No oyó a un presidente del Gobierno de España recomendar los fondos privados?

“¿Usted cree que los presidentes del Gobierno de España piensan en el bienestar de los españoles, del colectivo? Yo pienso que no, que en muchos casos no. Que el Estado tiene una doble función: la de acumulación, porque ayuda al capital a acumular; y la de legitimación, que se basa en convencer a la gente de que lo pasa es lo normal, cuando no lo es”.