baloncesto

El Canarias se queda sin los ‘play-offs’ tras caer en Fuenlabrada (88-84)

Un triple en la prórroga de Popovic condena a los insulares
Un triple de Marko Popovic acabó en la prórroga acabó con las ilusiones del Iberostar Tenerife. ACB Photo – E Cobos
Un triple de Marko Popovic acabó en la prórroga acabó con las ilusiones del Iberostar Tenerife. ACB Photo – E Cobos
Un triple de Marko Popovic acabó en la prórroga acabó con las ilusiones del Iberostar Tenerife. ACB Photo – E Cobos

El Iberostar Tenerife no jugará los play-offs por el título. Su derrota de ayer en Fuenlabrada, por 88-84, dejó fuera de las eliminatorias por el título a los insulares. Además, de manera cruel, en una prórroga en la que Marko Popovic, que dejaba ayer el baloncesto, anotaba un triple estratosférico que acababa con las esperanzas aurinegras.

Los insulares comenzaron el duelo mostrando mucha puntería exterior. Anotaron los tres triples que intentaron para el 5-11 y, con los locales incapaces de convertir, forzaron el primer tiempo muerto fuenlabreño (5-15). Ferrán Bassas puso la máxima diferencia (10-22) a falta de dos minutos para el final del primer cuarto. El duelo, hasta el momento, estaba controlado. Al final de la primera manga se llegaba con un esperanzador 15-24. Con este resultado, el Canarias lucharía por el título.

La buena salida local permitió que los de Jota Cuspinera se acercaran peligrosamente (23-24). Sus segundas oportunidades y un triple de Popovic apretaban las cosas con un parcial de 10-0. La entrada en pista de Colton Iverson volvió a poner las cosas en su sitio (31-36), porque la diferencia entre él y el resto de interiores es muy grande en este Canarias. Esa es una de las claves, para bien y para mal, de los aurinegros. Su tercera personal fue un problema para el resto del encuentro al que se llegaba, al tiempo de descanso, con empate a 36.

El Iberostar Tenerife salió mejor de los vestuarios pero, con otro parcial de 11-0, los madrileños volvieron a liderar en el marcador (49-43). El Fuenlabrada había cogido ya 13 rebotes en ataque, lo que le permitía disponer de segundas oportunidades. Era sencillo: ellos se divertían; los canaristas jugaban presionados por la oportunidad que podía marcharse.
La cuarta personal de Iverson, además de una técnica mostrada a Vidorreta, impulsó al Fuenlabrada hasta el 58-50 a falta de un minuto para el final de la tercera manga. Con solo diez minutos por jugarse el marcador era de 59-53.

Los madrileños apretaban, dando la impresión de jugarse también algo más que la honra de la victoria, que no es poco. Un palmeo de Clark puso el 64-55. Al Canarias le quedaba apelar al carácter y eso fue lo que hizo.

Un triple de Brussino firmó un parcial de 2-9 (66-64) antes de que Iverson, debajo del aro, empatara a 66. Empezaba un partido nuevo de tres minutos y medio. Un tiro de tres de Marc García y una canasta de Christian Eyenga distanciaron otra vez a los fuenlabreños (71-66), pero la respuesta llegó por parte de Bassas y Brussino (71-71). Todo quedaba en el aire a falta de poco más de un minuto.

Abromaitis se jugo un triple a la desesperada, el balón dio en el hierro pero Javier Beirán, oportuno y en modo héroe, cogió el rebote para empatar las cosas justo cuando sonaba la bocina de final de partido. Tocaba disputar una prórroga (75-75).

Fuenlabrada y Canarias salieron a darlo todo en el tiempo extra. Ninguno de los dos se rindió pese a dos parciales de 5-0 para cada uno, pero los fuenlabreños, con un mate de Eyenga, lograron situarse con ventaja (84-82) a falta de 20 segundos.

El epilogo sería cruel. Un triple de Marko Popovic desde su casa acabó con las esperanzas canaristas (88-82). Dio la impresión de que el Fuenlabrada, ante su gente, tenía una marcha más. Del mismo modo que dio la sensación que, desde la Copa, al Canarias le faltó aire.

TE PUEDE INTERESAR