política

Los principales escenarios de la batalla electoral del 26 de mayo

El Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y los ayuntamientos de Santa Cruz y San Cristóbal de La Laguna son las instituciones donde los partidos se lo juegan todo
De izquierda a derecha, el candidato socialista a la Presidencia, Ángel Víctor y candidato de CC, Fernando Clavijo. DA
De izquierda a derecha, el candidato socialista a la Presidencia, Ángel Víctor y candidato de CC, Fernando Clavijo. DA
De izquierda a derecha, el candidato socialista a la Presidencia, Ángel Víctor y candidato de CC, Fernando Clavijo. DA

Los focos electorales más importantes de los comicios autonómicos y locales del 26 de mayo se centran en el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y los consistorios de Santa Cruz y San Cristóbal de La Laguna. Los sondeos que apuntan a que la ola socialista de Pedro Sánchez llegará al Archipiélago y que, al parecer, Coalición Canaria (CC) no será la fuerza con más diputados, hacen que las combinaciones de Gobierno puedan ser múltiples.

Estas cuadraturas fluctúan entre un pacto de izquierdas entre PSOE, Nueva Canarias (NC) y Podemos o la inclusión del Partido Popular, que tras ocho años sin tocar gobierno puede un ser apoyo clave, incluso, para mandar a CC a la oposición. En esta ocasión, todo hace indicar que Ciudadanos (Cs) sí conseguirá una presencia importante en las Islas, a pesar de que en 2015 se quedó fuera del Parlamento de Canarias con 54.000 votos. Otra de las incógnitas es si la formación tildada de ultraderecha, Vox, conseguirá presencia en la Cámara. Los sondeos más optimistas auguran para la formación de Santiago Abascal en las Islas hasta dos diputados, pero el CIS le otorga, si acaso, uno.

Las joyas de la corona

Si hay una clave que marca la vida política en Tenerife y en todo el Archipiélago es lo que ocurra en Santa Cruz, ciudad gobernada por ATI-CC, con las reminiscencias de UCD, que asumió el Gobierno municipal en los primeros comicios democráticos de 1979, y lo que deparen las urnas en La Laguna, municipio que ha sido feudo nacionalista desde 1993 y que ha contado con Pedro González y José Segura como alcaldes socialistas. Es obvio que la suma de lo que ocurra en ambas ciudades dará más de medio Cabildo a la formación que consiga más apoyos.

En la capital, por primera vez en mucho tiempo, parece que el PSOE le puede toser de cerca a CC. La apuesta socialista de la exvicepresidenta del Gobierno de Canarias Patricia Hernández parece un valor seguro para poder intentar acercarse, y mucho, a José Manuel Bermúdez. De hecho, la precampaña electoral se ha centrado en la batalla cruzada entre coalicioneros y socialistas. La también diputada del barrio de La Salud ha dejado claro que “ningún voto socialista hará alcalde a Bermúdez”, mientras que al de Valleseco solo le ha faltado recordar la película de Mariano Ozores de los 80 ¡Que vienen los socialistas!, con José Sacristán, Luis Escobar y Antonio Ozores en el papel de nostálgicos del franquismo en clave “todo tiempo pasado fue mejor”.

Tanto para Bermúdez como para Carlos Alonso, la estrategia coalicionera debe girar en torno a la llegada de los rojos al poder, por la posible alianza del PSOE con Podemos. No obstante, en la capital es donde más dividido está el voto progresista, ya que Izquierda Unida concurre con Podemos, pero separados de Sí Se Puede, hecho que no se produce en la Ciudad de los Adelantados. En cuanto a los pactos en la capital, Bermúdez lo va a tener complicado para sumar con un único socio, ya que el voto más conservador parece estar también muy fraccionado entre Ciudadanos, PP y, si finalmente accede a la Casa de los Dragos, Vox. Al partido de ultraderecha se acercó Bermúdez en una entrevista en este periódico.

Si hay un lugar en el que todo está por decidir, y más si hablamos de política, es La Laguna. Tras un mandato en el que la formación más votada en 2015, CC, podría ostentar el récord Guinness en incidencias en la gestión, sin PGO, con una situación financiera complicada, sin proyecto para el Mercado Municipal y con contestación social por la situación de la vivienda en el municipio, los coalicioneros intentarán, al menos, mantener los siete concejales con los que cuentan actualmente.

No obstante, el nuevo secretario general socialista, Luis Yeray Gutiérrez, ha dejado claro que “mirará a la izquierda” para conformar Gobierno y que el PSOE lagunero “no pactará con imputados”, situación judicial en la que se encuentra el actual alcalde, José Alberto Díaz (CC). En lo que respecta a la suma de los votos progresistas, se dividirán entre el PSOE; Unidas Se Puede, cuyo líder es Rubens Ascanio; Avante La Laguna, con Santiago Pérez a la cabeza; Nivaria, con el exsocialista Javier Abreu, o Juan Miguel Mena, exconcejal de Sí Se Puede, como candidato de NC.
En la bancada conservadora, falta por saber si Manolo Gómez, el cabeza de lista del PP, logra mejorar o mantener los resultados de Antonio Alarcó o si Cs consigue los dos concejales con los que cuenta actualmente. Parece claro que los partidos progresistas laguneros tienen una oportunidad propicia para desplazar a CC a la oposición, ahora solo falta que sumen, y que se pongan de acuerdo, que no es poco.

Alonso, el líder a batir

La primera institución de la Isla también librará una guerra significativa para conformar Gobierno. Si bien es cierto que la bancada se va a dividir más que en 2015, los pactos pueden ser variados, y no por los que se puedan firmar en otras Administraciones. Por primera vez las relaciones entre socialistas y populares son más estrechas que en 2015, aunque la situación nacional puede volver a condicionar. Si hay algo que el candidato coalicionero a la reelección Carlos Alonso (CC) ha logrado en este mandato es enfadar a todos, aunque ha mantenido el pacto hasta el final con los tenues socialistas.

Sin embargo, el líder socialista de la Isla y candidato, Pedro Martín, ha irrumpido con contundencia contra CC y Alonso. Quizá es la institución donde menos posibilidades existen para reeditar los pactos de 2011 y 2015 entre nacionalistas y socialistas e incluso, hay fuentes socialistas que confirman que se puede abrir el abanico a un acuerdo PSOE-PP y desbancar a Carlos Alonso a la oposición.

 

La mayoría absoluta para la Presidencia de Canarias pasa a 36 diputados

El nuevo presidente del Gobierno de Canarias tendrá que sumar 36 apoyos del Parlamento regional para conseguir la mayoría de la Cámara, tras el aumento de 10 diputados (9 de la lista regional y uno por el aumento poblacional en Fuerteventura) gracias a la nueva ley electoral de las Islas.

Todo hace indicar que la ola socialista de Pedro Sánchez puede llegar también a Canarias y que aúpe a Ángel Víctor Torres a ser la fuerza política más votada, ya lo fue el PSOE en 2015, pero ahora también con más diputados. Torres ha insistido en repetidas ocasiones en que le gustaría formar un Gobierno progresista en las Islas.

Todo hace indicar que los pactos tendrán que ser a tres, PSOE-Podemos-Nueva Canarias, o una alianza de las derechas, pero, condicionado por la imputación de Clavijo, que excluiría a Ciudadanos.

TE PUEDE INTERESAR