política

Román Rodríguez sostiene que si se repite el pacto PSOE-CC, “nada cambiará”

“Se han reído de la gente, esos no son hospitales, son otra cosa”, afirma respecto a los centros sanitarios del Norte y del Sur
Nueva Canarias (NC) expuso ayer en Santa Cruz de Tenerife su programa para recuperar la sanidad pública en el Archipiélago. DA
Nueva Canarias (NC) expuso ayer en Santa Cruz de Tenerife su programa para recuperar la sanidad pública en el Archipiélago. DA
Nueva Canarias (NC) expuso ayer en Santa Cruz de Tenerife su programa para recuperar la sanidad pública en el Archipiélago. DA

El candidato de Nueva Canarias (NC) a presidente autonómico, Román Rodríguez, afirmó ayer que si gana las elecciones el cambio se notará “en menos de seis meses”, pero repetir el pacto de CC y PSOE sería “más de lo mismo”, mantener la política que sitúa a Canarias “a la cola de lo bueno y a la cabeza de lo malo”. “Los antecedentes indican que quien ha apuntalado a Coalición Canaria en el poder en los últimos ocho años ha sido el Partido Socialista, no es una opinión, son datos, así que no descarto esa posible confluencia de ambos partidos repartiéndose el poder”, alertó Román Rodríguez, quien añadió que en las dos legislaturas en que CC y PSOE fueron socios no se aplicaron las políticas socialistas, así que si se juntan de nuevo sería “mantener más de lo mismo” en sanidad, movilidad, educación, medio ambiente o turismo.

Seguirían las cosas igual, considera, aunque el PSOE ganara en votos y escaños y se quedara con la presidencia y la vicepresidencia fuera para CC, que “cambiaría” a Fernando Clavijo “por otro o por otra”, agregó.

La tasa de pobreza en Canarias es la más alta de España, la de desempleo es la segunda más alta, los salarios están el 15% por debajo de la media y el PIB ha pasado de ser el 97,7% de la media estatal en 2000 al 81,3% en 2018, enumeró Román Rodríguez, y remarcó que su partido quiere estar en el Gobierno “para cambiar esto”.

“Si se repite un Gobierno de CC y PSOE nada de esto cambiará; si yo estoy al frente de ese Gobierno, a los seis meses se va a notar, porque tenemos capacidad para construir hospitales, carreteras o para crear una renta de ciudadanía”. Rodríguez no quiso hablar de pactos, porque “lo determinante es cambiar las políticas, luchar contra la pobreza o apostar por la sanidad pública”. Pero aseguró que no llegará a acuerdos con quien no acepte un cambio de prioridades, de manera que la vivienda pública, la sanidad, la educación y la lucha contra la pobreza prevalezcan sobre la política de “farolas y aceras”.

Román Rodríguez hizo estas declaraciones en un encuentro con los medios en los que expuso el programa de su partido para recuperar la sanidad pública, tan deteriorada en Canarias que es la única comunidad de España en la que a los ciudadanos les preocupa más la sanidad que el desempleo, afirmó. Puso como ejemplo de ese deterioro sanitario los denominados hospitales del norte y del sur de Tenerife: “Son un engaño, se han reído de la gente, esos no son hospitales, son otra cosa, son sucedáneos, y vamos a revisar esas dos infraestructuras”. “Son 15 años de engaño sistemático y si hace falta se construirán nuevos hospitales si esos centros no son reconvertibles a verdaderos hospitales que respondan a las necesidades de esas comarcas”, sostuvo. El derecho a la sanidad “está quebrado” en Canarias, con el doble de gente en listas de espera que la media española y con un tiempo de espera también del doble, denunció. El compromiso de NC es colocar a Canarias en la demora media en las listas de espera, porque hay capacidad y recursos para hacerlo, afirmó Román Rodríguez. En las urgencias hospitalarias hay “una crisis casi total, un auténtico caos, un fracaso del Gobierno de Fernando Clavijo”, un problema que puede resolverse con medios, organización y profesionales, así como dotando y potenciando los centros de salud.

“Hay que revisar la planificación hospitalaria y contar con un verdadero plan de salud”, subrayó Román Rodríguez, quien defendió una organización diferente del sistema para coordinar y juntar la sanidad con los servicios sociales.

Se necesita incorporar “un punto más del PIB” en el gasto público sanitario para construir más quirófanos o para recuperar el sistema de emergencias, que cuando se creó en 1994 “era el mejor de España”, ejemplo y modelo para otras comunidades, y que ahora es “el peor del país”.

“Esto no es mala suerte ni maldición divina, es mal gobierno”, sentenció.

TE PUEDE INTERESAR