medio ambiente

45,2 millones de españoles respiraron aire contaminado durante 2018 pese a la caída de las partículas y el dióxido de nitrógeno

Según el informe de calidad del aire de Ecologistas en Acción, el 97% de la población y el 92% del territorio (465.000 km2) estuvieron expuestos a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. El cambio climático y el repunte en la quema de combustibles fósiles mantienen un problema que afecta a la salud de la ciudados, los cultivos, bosques y espacios naturales
Vista de la ciudad de Madrid. | DA

Más de 45 millones de personas respiraron aire contaminado durante 2018 en España, según el informe de calidad del aire de Ecologistas en Acción que concluyó que el 97% de la población y el 92% del territorio (465.000 km2) estuvieron expuestos a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. El cambio climático y el repunte en la quema de combustibles fósiles mantienen un problema que afecta a la salud de la ciudados, los cultivos, bosques y espacios naturales.

En 2018, se produjo una reducción de los niveles de contaminación atmosférica por partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2) y dióxido de azufre (SO2) -no así por ozono troposférico (O3)-, recuperando la tendencia decreciente de estos contaminantes iniciada en 2008 con la crisis, lo que explica la mejoría de la situación y la menor población y territorio afectados. Aunque siguen siendo una seria amenaza para la salud, al afectar a dos tercios de la población.

Reducir las emisiones podría salvar millones de vidas. | EUROPA PRESS

La población que respiró aire contaminado por encima de los límites legales fue de 14,9 millones, un tercio del total y 2,6 millones de afectados menos respecto a 2017. Las elevadas precipitaciones y la inestabilidad atmosférica disminuyeron los episodios de contaminación, contribuyendo a mejorar la calidad del aire. En cambio, el prolongado calor estival mantuvo elevados los niveles de ozono, el contaminante que presentó una mayor extensión y afección a la población.

La principal fuente de contaminación en áreas urbanas es el tráfico seguido por las centrales termoeléctricas de carbón y otros combustibles fósiles, así como el transporte marítimo en los puertos y el litoral.

TE PUEDE INTERESAR