educación

Adolfo Huarte, tinerfeño ganador de la Beca Europea: “No me gusta la deriva a la que estamos llegando de la especialización extrema”

Alumno del Hispano Inglés y ganador de la beca Europa
Adolfo Huarte, estudiante del Hispano Inglés. DA
Adolfo Huarte, estudiante del Hispano Inglés. DA
Adolfo Huarte, estudiante del Hispano Inglés. DA

Adolfo Huarte-Mendicoa Conde, estudiante de segundo de Bachillerato del colegio Hispano Inglés de Santa Cruz de Tenerife, fue seleccionado entre los 50 estudiantes más brillantes de España que se presentaron al Programa Becas Europa. Este tinerfeño va a tener la oportunidad de visitar, del 30 de junio al 17 de julio, las principales universidades europeas, participando en conferencias, encuentros con personalidades de primer nivel, académico político y cultural, y participando en actividades y programas formativos de la Universidad Francisco de Vitoria y Santander Universidades. Con 18 años, y con nota media de 10 en la rama de ciencias puras (Física y Química), se presentará desde hoy y hasta el viernes a las pruebas de la EBAU, sin embargo, su futuro estará vinculado a la Filología Hispánica, ya que considera que “el conocimiento es un todo” y rechaza “la especialización extrema” de un saber en el que se apoyan unas ramas en otras.

-¿Cómo fue el proceso de selección de la Beca Europa? ¿Qué tal fue la experiencia y cómo reaccionó tras conocer que era uno de los elegidos?
“El Hispano propone todos los años varios alumnos para participar en esta iniciativa según sus notas y otros criterios. De 25.000 alumnos de toda España, en la primera selección quedan 800, que deben presentar un vídeo sobre un tema, y, de ellos, la mitad pasa a una entrevista y un test psicotécnico online. De aquí salieron los 200 estudiantes que viajamos el fin de semana de selección a la sede de la Universidad Francisco de Vitoria. Allí asistimos a conferencias, visitas, hicimos actividades de convivencia, nos hicieron una nueva entrevista y entregamos un trabajo. Tras todos estos procesos eligieron a los 50 que realizarán este viaje. Al fin de semana han llegado muchos más compañeros del Hispano Inglés que otros años, pero solo tres hemos llegado al viaje final. Para mí fue una alegría y, aunque tenía confianza en mis posibilidades y creía que podía ser uno de los elegidos, también una sorpresa. Salí muy contento, de las entrevistas y de las actividades del fin de semana, pero no sabes los criterios que utilizan para valorarnos”.

-¿Es un reconocimiento al esfuerzo y la capacidad?
“Principalmente, la Beca Europa es una iniciativa inspirada en un viaje en barco que realizaron en 1933 profesores y alumnos de las universidades españolas visitando los lugares más importantes del conocimiento europeo, haciendo hincapié en la universidad como sede del saber. Creo que será muy bonito vivir todas esas experiencias, las relaciones personales que se formarán, visitar Alcalá de Henares, Salamanca, Santiago de Compostela, Bolonia, Roma, Londres, Oxford, Cambridge, Bruselas, París, Heidelberg y Madrid, acudir a conferencias, charlas, etc.”.

-¿Siempre ha sido un alumno aplicado en los estudios?
“He tenido mucha independencia y responsabilidad. Tengo una media de 10. Cuando era más pequeño tenía esa presión externa por estar a la altura, pero ahora estudio no porque me obligue nadie, ni porque deba sacar un curso, sino porque quiero, me gusta y persigo el conocimiento. Estudiar me gusta, pero no me lo tomo como un esfuerzo o un castigo. Si hace falta estoy las horas que hagan falta, pero lo hago porque quiero y solo me supone un empleo de energía y de tiempo. Es una cuestión emocional y de criterio. No tiene que ver con lo que hagas, sino con cómo lo hagas. No creo que unos tengan más capacidades que otros. Con trabajo, voluntad y esfuerzo, uno puede alcanzar lo que se proponga. Dependerá de la educación y la formación que se ha recibido, tanto académica como de valores, y de su fortaleza emocional”.

-Hay asignaturas que le gustarán más que otras.
“No tengo una rama de preferencia. Aunque estoy en ciencias puras, mi idea inicial fue estudiar Derecho, después Física o Filosofía, y ahora me decantaré en la universidad por la Filología Hispánica. Por un lado, elegiré este grado porque la lengua es una cuestión fundamental con la que nos comunicamos, pensamos, se entablan las relaciones personales y es lo que nos diferencia de otros animales. Y por otro, pienso que el conocimiento, el saber y el desarrollo humano no son ramas separadas. No me gusta, y pienso que no es correcto, la deriva a la que estamos llegando de la especialización extrema en el conocimiento y el trabajo. Creo que el saber es un todo, unas ramas del conocimiento se apoyan en otras y hay que abarcarlas todas. Con esto no me arrepiento de la opción que elegí en Bachillerato, aunque no tenga nada que ver con lo que estudiaré en la universidad”.

-Supongo que un apoyo fundamental ha sido su familia.
“La influencia de la familia es fundamental en la formación de la persona. Mis padres siempre están ahí, mi madre estudió Filosofía, Ciencias de la Educación y Pedagogía. También han sido fundamentales mis abuelos, sobre todo mi abuela Laura, que me educó en el amor por la lectura”.

-Además de leer, ¿qué otras actividades le gusta hacer?
“Para mí leer es una necesidad. Me gusta descubrir nuevos autores y redescubrir clásicos. Ahora estoy leyendo a Unamuno, pero entre mis autores favoritos están Mario Benedetti, Rosalía de Castro, Lorca… También me gusta escribir, pintar y dibujar. Junto a mi abuela escribimos una novela, La aprendiz de susurradora (2012), y actualmente sigo escribiendo prosa o poesía. También estoy en clases de teatro desde hace unos cuantos años y desde pequeño practico kárate, soy cinturón negro primer dan. Creo que es básico y necesario cultivar todos los aspectos (intelectual, físico y emocional) de una persona buscando un equilibrio. Si un fin de semana me apetece salir con mis amigos, lo hago”.

TE PUEDE INTERESAR