Sur

Alumnos canarios ingenian sorprendentes soluciones para la discapacidad

Un proyecto pionero impulsado desde la ONG CoordiCanarias convierte a 13 institutos de las Islas en laboratorios para mejorar la vida de las personas con problemas de movilidad

Una mujer con discapacidad física explica a un grupo de alumnos los problemas a los que tiene que hacer frente en su día a día. DA
Una mujer con discapacidad física explica a un grupo de alumnos los problemas a los que tiene que hacer frente en su día a día. DA

Facilitar la vida de las personas con discapacidad. Ese es el objetivo del proyecto Pro Quo, impulsado por la ONG Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Canarias (CoordiCanarias), en el que alrededor de 600 alumnos de 13 centros educativos de las Islas han trabajado codo con codo a lo largo de este curso con usuarios de esta organización para aportarles soluciones a sus problemas de movilidad.
Cuatro institutos del sur de Tenerife participan en esta iniciativa: IES Alcalá (Guía de Isora), IES Ichasagua, IES Cabo Blanco (Arona) e IES Punta Larga (Candelaria). El resto de centros implicados son cinco de Fuerteventura y uno de La Palma, La Gomera, Gran Canaria y Lanzarote.

Los alumnos entablaron contacto con las personas con discapacidad a principios de curso, a través de charlas en las que pudieron conocer de primera mano su realidad, sus limitaciones, sus dificultades diarias y sus capacidades. También participaron en dinámicas para favorecer la empatía y ponerse en la piel de estas personas, a través de simulaciones reales de discapacidad visual y auditiva y realizando recorridos en sillas de ruedas.

A partir de ahí, una vez conocidas las necesidades principales de las personas afectadas por alguna discapacidad física, los estudiantes, de entre 13 y 19 años, plantearon sus iniciativas para trabajar a lo largo del curso. Tras una lluvia de ideas, se eligieron las propuestas definitivas para comenzar a ejecutarlas. El resultado, nueve meses después, no puede ser más alentador, con proyectos de todo tipo, desde los de perfil más tecnológico hasta los de corte más social.

Así, destacan varias aplicaciones para móviles, como el Habla Pro Quo, que se puede descargar gratuitamente en Play Store, para facilitar la comunicación a personas con dificultades en el habla. Ha sido elaborada por alumnos del IES Lomo de la Herradura de Telde (Gran Canaria). A través de esta app la persona con dificultades para hablar de manera comprensible puede teclear la frase en su móvil y este lo transforma en audio. Otra de las soluciones planteadas, en este caso por estudiantes del IES Tinajo (Lanzarote), es una aplicación para registrar las barreras arquitectónicas de cada municipio, que en breve también estará disponible en Play Store. El usuario podrá sacar una foto cuando encuentre un obstáculo insalvable, establecer su ubicación en el mapa e incluir un comentario. Toda la información se enviará al Ayuntamiento para que proceda a su eliminación y, paralelamente, se irá creando un registro de puntos críticos de accesibilidad.

Dos estudiantes muestran a un usuario de CoordiCanarias una aplicación para facilitar la comunicación. DA
Dos estudiantes muestran a un usuario de CoordiCanarias una aplicación para facilitar la comunicación. DA

En el capítulo tecnológico hay que reseñar también las aportaciones del alumnado del IES Corralejo y el CEO Puerto Cabras, ambos en Fuerteventura, que han desarrollado una app que indica el grado de accesibilidad de establecimientos, comercios, administraciones públicas o lugares de interés, con la posibilidad también de indicar los puntos de difícil acceso a través de Google Maps, tanto en La Oliva como en Puerto del Rosario.

Más allá de las nuevas tecnologías, el ingenio de los alumnos ha quedado patente en otras soluciones prácticas para responder a las limitaciones del día a día y favorecer la movilidad. Por ejemplo, dispositivos para alcanzar objetos a distancia (fabricados con material reutilizado como palos para selfis y pinzas para coger dulces en el extremo), adaptadores para facilitar la escritura, abrebotes para personas con escasa movilidad en las extremidades superiores, sistemas hidráulicos para elevar los asientos de las sillas de ruedas (de manera que se pueda llegar a alturas inaccesibles), adaptaciones en los andadores para ayudar a subir las aceras y rampas portátiles y desplegables, y adaptaciones para los joysticks de las consolas de videojuegos para personas con problemas de movilidad en las manos.

Robótica

En el capítulo de robótica, las ideas se han plasmado en propuestas como ropa inteligente destinada a personas con discapacidad visual, que con la cercanía de los objetos avisa mediante una leve vibración, hasta guantes que captan altas temperaturas y que sirven para evitar quemaduras a personas ciegas, especialmente a la hora de cocinar; sensores de distancia que avisan de la existencia de obstáculos a las sillas de ruedas de motor cuando dan marcha atrás, mediante sonido o luces; activadores de las luces de una casa a través de comandos de voz o por el bluetooth del móvil y adaptaciones de domótica para el hogar, desde estanterías móviles que puedan bajar o subir a la altura de una silla de ruedas o sistemas para alcanzar botes, por poner algunos ejemplos.

Además de estas soluciones, los estudiantes han realizado estudios de accesibilidad en sus municipios que ya han entregado a los ayuntamientos. Otra de las propuestas que redundará en una mejor calidad de vida de las personas con discapacidad es el proyecto para adaptar los centros de estudios a las personas con dificultades visuales. En ese sentido, los estudiantes del IES San Diego de Alcalá (Puerto del Rosario), unas instalaciones preferentes para alumnado con problemas de visión, han colocado carteles en braille y han puesto en el suelo baldosas guía con diferentes texturas. En este caso han trabajado con sus propios compañeros ciegos, que incluso les han enseñado nociones de braille para que pudieran diseñar los carteles. Este trabajo no se ha podido materializar, aunque cuenta con proyecto terminado e incluso un cálculo del coste del mismo, para lo que se ha pedido presupuesto a diferentes empresas.

El proyecto nació el año pasado en el sur de Tenerife y hoy participan 600 jóvenes de seis islas. DA
El proyecto nació el año pasado en el sur de Tenerife y hoy participan 600 jóvenes de seis islas. DA

Impresoras 3-D

A través de impresoras 3-D los alumnos han fabricado férulas escaneadas y frenos de andadores a un precio irrisorio de apenas un par de euros, lo cual significa un regalo para personas con prestaciones económicas bajas, que solo tendrán que imprimir el fichero.

Entre los trabajos tampoco han faltado los vídeos para sensibilizar a la población sobre aspectos como la accesibilidad, la inclusión y el trato normalizado o periódicos online sobre el Proyecto Pro Quo. La realización de un calendario solidario cuya recaudación irá a la asociación lanzaroteña de esclerosis múltiple Alanem, con fotos de usuarias de ese colectivo y del propio alumnado del IES Tinajo, o la creación de la página web del Proyecto Pro Quo también figuran entre las propuestas planteadas.

Por último, desde CoordiCanarias se subrayan logros como la eliminación del escalón de entrada en el IES Ichasagua (Los Cristianos) y la colocación de una rampa, gracias a la solicitud que los alumnos trasladaron al Ayuntamiento de Arona, o la presentación de un proyecto para la colocación de una rampa en el escenario del Centro Cultural Andares, en Mazo, para el acceso de sillas de ruedas. Después de presentarle el proyecto al alcalde de la Villa de Mazo, los técnicos municipales ya trabajan en el mismo.