puerto de la cruz

Marco González: “No es real que PP y CC sanearan el Ayuntamiento: hay una deuda de más de 3 millones con el personal”

“No solo queremos un buen gobierno, sino también, un gobierno útil”, subraya
Marco González. Fran Pallero
Marco González. Fran Pallero
Marco González. Fran Pallero

Todavía le cuesta acostumbrarse a que algunos compañeros lo llamen alcalde. “Yo sigo siendo Marco González Mesa”, insiste. O Marco Sinese, como lo conocen gran parte de los portuenses. Desde que tomó posesión del cargo, el pasado sábado, no ha parado de trabajar. Por un lado, para terminar de diseñar la estructura de un Gobierno que los dos grupos que lo conforman, el PSOE y la Asamblea Ciudadana Portuense (ACP), no quieren que responda a intereses personales, sino a la necesidad de la administración y la ciudadanía. “No solo queremos un buen gobierno, sino también, un gobierno útil”, subraya. Además, quieren que sea transparente, y para ello el documento marco del pacto está volcado en las redes sociales, para que cualquier vecino pueda descargárselo y consultarlo. La transparencia es una de las banderas del Ejecutivo que preside y para hacerla efectiva se ha puesto manos a la obra, ya que, apenas llegar, ha tenido que pedir una prórroga al tener constancia de que el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz es el único de Canarias que no había presentado ninguna documentación al Comisionado de Transparencia.

-¿Cómo se ha encontrado el Ayuntamiento?
“Desde la oposición teníamos una visión de la Administración y lamentamos que muchas de las cosas que creíamos sean una realidad. La desestructuración de un Gobierno afecta a la administración y ello tiene que ver con la falta de coordinación, de efectividad y eficiencia, que nada tiene que ver con el trabajador municipal, sino con las decisiones, o mejor dicho, indecisiones políticas. No tener un Ayuntamiento planificado, programado, con esa huida de personal hacia otras administraciones, ha hecho que haya algunos calderos al fuego que estén desbordándose, al punto que uno se quema en las políticas, por ejemplo, legislativas o en las obligaciones a la administración, como puede ser la nueva Ley de Contratos. La propia estructura del Gobierno hacía que las personas que estaban al frente de algunas áreas coordinaran cosas que no tenía que hacer un político y cuando este desaparece se encuentran las ausencias. Ha pasado, por ejemplo, con la festividad de San Juan, que es una programación preparada, pero que no tiene planificados los contratos y las exigencias administrativas. En la política de personal también ha habido una preferencia por seguir recurriendo a los juzgados y seguir dilatando los derechos que, se sabe, el trabajador tenía, haciendo sufrir también a la administración, condenándola a una deuda existente, al pago de unas tasas e intereses y asumiendo un servicio jurídico que al final pagamos todos. Por eso, cuando se hablaba de saneamiento económico, este no era real, desde el momento en que hay una deuda con el personal de más de tres millones de euros”.

-¿Le ha confirmado Intervención cuál es la deuda que dejó el anterior Gobierno?
“Hay que esperar a que salga la liquidación del presupuesto, si bien es cierto que el sábado se entregó un arqueo que hemos podido mirar por encima. Lo que sí es una realidad es que la política económica no solo es gastar, sino también ingresar, y aquí hay un problema grande de ingresos, precisamente por el bloqueo que sufren las áreas que los gestionan, como Urbanismo, que está carente de una oficina técnica que gestione las licencias y ponga en marcha ordenanzas y planes. O el propio padrón, que casi lo tiene que cerrar este Gobierno a cinco días de asumir, o la planificación del área de Personal. Nos encontramos que solo hay una persona al frente del área de Turismo y ningún técnico en la de Comercio. Se ha intentado poner un dique a los problemas cuando lo que tenemos que afrontar es un verdadero tsunami. Pero no quiero ser pesimista, porque para algo estamos aquí y debemos buscar soluciones. Y aunque no es nuestra prioridad, estamos planteando pedir una auditoría externa de gestión”.

-¿Teme que se le culpe al PSOE, en este caso a un Gobierno de izquierdas, de endeudar al Ayuntamiento?
“El PSOE no ha gobernado en los últimos 10 años y la deuda sigue viva. Y lejos de la deuda económica está la deuda con la ciudadanía, que tiene que ver con la gestión, no con cifras, y es la que hace sufrir a la ciudad, como esperar seis meses por una ayuda de emergencia. Quien no ve esto, es que cree que el Ayuntamiento son solo números”.

-¿Qué va a pasar con la empresa pública Pamarsa?
“A día de hoy hay una discrepancia administrativa sin resolver, o no sé si es que el Gobierno anterior no quería resolverla. Por un lado, se entiende que al haber cancelado la deuda y estar fuera del plan de ajuste, la disolución de la empresa pública tendría que ser ya, y por otro, hay quien dice que si el plan de ajuste tenía una fecha y el órgano liquidador está preparando la liquidación, hay tiempo hasta 2022 para consolidar todas las vías posibles. Y las que nos planteamos son reconsiderar todos esos servicios que no son de prestación obligatoria para un Ayuntamiento, como la restauración, y aquellos que sí lo son, que es el caso de los parkings, salvamento y socorrismo o la gestión del Lago Martiánez por lo que representa para la ciudad. Hay una preferencia del nuevo Gobierno progresista para que estos últimos se presten desde una empresa u organismo público. Hemos sido muy transparentes con los trabajadores, a quienes les hemos dejado claro que no venimos con una varita mágica”.

-¿Es un escollo importante el que le dejó PP-CC con Pamarsa?
“En mi opinión, si se tenía una solución, se tenía que haber compartido mucho antes. Yo soy miembro del órgano liquidador y he manifestado siempre que se convocaba para aprobar cuentas en lugar de tomar decisiones. Ahora queda el esfuerzo y el respaldo legislativo que pueda amparar convertir Pamarsa en otro tipo de sociedad y organismo y licitar esos concursos para proteger el patrimonio municipal y velar para que se haga en condiciones. Toda la política de concesiones ha lastrado las cuentas del Ayuntamiento. Tengo un informe que señala que Pamarsa adeuda nuevos impagos con la Seguridad Social y con la hacienda canaria. Por eso no entiendo que se hable de saneamiento cuando Pamarsa forma parte de la casa”.

-¿Qué medidas tomarán con el concesionario del Lago Martiánez, que tiene una deuda importante con el Consistorio?
“Hay una discrepancia judicial con respecto a si tiene que llevarse en un juzgado o en otro, al haberse presentado la empresa a un concurso de acreedores. Esa duda no la va a resolver el Ayuntamiento, pero sí solicitaremos los informes jurídicos necesarios para saber si hay oportunidad de negociar la deuda y, en ese caso, asumir un compromiso. Somos conscientes de que no podemos permitir que el Lago Martiánez se cierre, pero tampoco que se utilicen unas instalaciones sin que haya unos ingresos para las arcas municipales. Si el diálogo es posible y está amparado jurídicamente, retrocederemos en el camino que ha tomado el anterior Gobierno de preferir los juzgados y abriremos un proceso de negociación. No entendemos que el Lago sea solo una instalación de uso diurno, porque estamos perdiendo unos ingresos importantes y eso hay que ordenarlo”.

-¿Se va a regular la venta ambulante?
“Sí, vamos a afrontarla, no tenemos ningún complejo con eso. Para unos y para otros hay que buscar alternativas y no solo prohibir por prohibir. Quienes recurren a la venta ambulante también tienen que entender que hay otras posibilidades de ingresar en la vida laboral o ser partícipes de un circuito de trabajo. La venta ambulante, a través de la celebración de mercadillos, por ejemplo, es un atractivo en muchas ciudades. En el acuerdo dejamos claro que vamos a encaminar todas las acciones para hablar por el pacto municipal por la convivencia, donde tenemos que priorizar un trabajo de participación para que haya una ciudad justa para todos”.

-¿Hay un exceso de ocupación de la vía pública?
“Lo hemos hablado y somos conscientes precisamente de que en la Policía Local no se está elaborando la fiscalización necesaria por falta de personal. Por lo tanto, en la oferta de empleo público es esencial que empecemos por dotar a este cuerpo de seguridad, porque todo este trabajo no es técnico, sino de calle. Haremos una nueva regulación de la ordenanza, tal y como propusimos ambos grupos cuando estábamos en la oposición”.

-¿Se le dará por fin al Museo Arqueológico la importancia que merece?
“Es parte de nuestra identidad. No son números, ni siquiera su exposición, sino un concepto de museo que está siendo ejemplo para el resto del mundo como un elemento de dinamización social. Es un museo vivo, cuyas puertas, sin embargo, están cerradas, preparando un programa de actividades de verano que no solo entretiene a los niños, sino que educa a través de la arqueología. Para este Gobierno es una prioridad poner en marcha ese compromiso de obra, de la exposición definitiva y de dotarlo del protagonismo que merece”.

-¿Cuál es el futuro del campo de fútbol El Peñón?
“No conocemos la previsión, solo sabemos que la situación es lamentable, que los problemas que tiene de césped están haciendo sufrir mucho a la práctica deportiva y que no se produjo la mejora en la instalación porque se decía que el campo se iba a trasladar, un traslado que lleva anunciándose años, pero del que no hay ninguna previsión en el Consistorio. La única previsión es que se ha instado al área insular de Política Territorial para que se incluya en el Plan de Modernización. Por lo tanto, primero nos vamos a sentar con los clubes, porque no queremos tomar una decisión sin ellos, que son los verdaderos protagonistas, como ocurrió con la piscina, para ver qué alternativas hay y cuáles son sus preferencias”.

TE PUEDE INTERESAR