Candelaria

Candelaria se suma a la campaña por preservar el medio marino

La playa de Las Caletillas fue escenario ayer de una jornada con charlas, talleres medioambientales, limpieza de la zona por tierra y mar y la suelta de una tortuga

Residuos recogidos por los buzos en las profundidades de Las Caletillas / SERGIO MÉNDEZ

Justo al lado de la central térmica de Endesa y del que fue poblado de Cho Vito se encuentra la pequeña playa de Las Caletillas, que pese a carecer prácticamente de arena y ser un territorio de callaos, es el orgullo de los vecinos con más años en la zona pionera del turismo en Candelaria.

Ayer, esa pequeña cala se convirtió por unas horas en una gran aula medioambiental, con el objetivo de incidir en la concienciación y en el cuidado de nuestro entorno, dentro de la campaña Playas Limpias, enmarcada en el programa anual del Voluntariado de Candelaria.
Una campaña, pese a la inclemencia del tiempo, con escaso sol y mar rizado, que contó con gran participación en el amplio abanico de actividades, desde las charlas sobre la fauna marina y el daño que ocasionan los plásticos a talleres de primeros auxilios impartidos por miembros de la Cruz Roja, además de exposiciones de fotos sobre el daño que el hombre le está causando al medio marino.
La nueva concejala de Medio Ambiente, Maeva Tendero, compartió junto a un buen grupo de vecinos, encabezados por el presidente de la asociación El Pueblito, Fernando Rodríguez, que “jornadas como estas nos enseñan a cuidar aspectos medioambientales que son determinantes para nuestro bienestar y calidad de vida”.

Después de los talleres y charlas, un numeroso grupo de voluntarios inició un zafarrancho de limpieza por la playa y alrededores, mientras un grupo de buzos sacaban aún más basura del fondo del mar, entre ellos un par de neumáticos.

La jornada terminó con la suelta de una tortuga boba, algo ya tradicional en las iniciativas de limpieza medioambiental que se realizan en las playas de Tenerife, como la que hoy también tendrá lugar en El Porís de Abona, considerada una de las calas más sucias de la Isla.
El programa de Voluntariado de Candelaria es una iniciativa del Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Medio Ambiente, y la Oficina de Participación y Voluntariado Ambiental del Cabildo de Tenerife, que contó en esta ocasión con la implicación de varias asociaciones, como la vecinal de El Pueblito, colectivos ecologistas y empresas privadas.