educación

Cinco talentosos jóvenes con las mejores notas de la EBAU

Gabriela Canosa (La Salle), Alba Comas (Hispano Británico), Óscar Soler (Teobaldo Power), José Manuel Teixeira (El Chapatal) y Carla Ledesma (Antonio González) obtienen un 9,938 sobre 10
Carla Ledesma, Alba Comas, José Manuel Teixeira, Óscar Soler y Gabriela Canosa posan en el Parque de La Granja de Santa Cruz. | Fran Pallero

El 94,26% de los alumnos que se presentaron a la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) de junio en la provincia de Santa Cruz de Tenerife aprobó la prueba, lo que corresponde a 4.006 estudiantes aptos sobre un total de 4.280 inscritos, por 244 suspensos y 30 no presentados. Por islas, en Tenerife el porcentaje de aprobados fue del 94,15% sobre el total de 3.603 presentados, en La Palma, de 326 inscritos aprobaron 312 (95,71%), en La Gomera, de 66 inscritos aprobaron 65 (98,48%) y en El Hierro, de 32 registrados superaron la prueba 26 (93,87%).

El próximo 9 de julio, a las 17.00 horas, la Universidad de La Laguna reconocerá a 65 alumnos que han logrado las mejores calificaciones de la EBAU en junio, unos jóvenes que igualaron o superaron el 9,5 sobre 10.

Gabriela Canosa Acosta (Colegio La Salle San Ildefonso), Alba Comas Correa (Colegio Hispano Británico), Carla Ledesma Izquierdo (IES Antonio González), Óscar Soler Pérez (IES Teobaldo Power) y José Manuel Teixeira Hernández (IES El Chapatal) lograron las mejores calificaciones (9,938) en los exámenes de la fase general de la EBAU de junio. Estos talentosos y brillantes estudiantes podrán elegir la carrera que deseen: Óscar sueña con ser físico-matemático y poder viajar como astronauta al espacio, Gabriela se decantó por el grado de Diseño y orientará su futuro a la publicidad y la tecnología, mientras que en Medicina, José Manuel y Alba están atraídos por la cardiología o la urología, y Carla se decantará por la ginecología o una especialidad con mucha cirugía.

Cinco jóvenes con las ideas claras y una dinámica de orden y estudio. No importa si lo hicieron en un centro público o privado, lo más importante fue su actitud hacia el conocimiento. La mayoría eligió en Bachillerato la especialidad de Ciencias de la Salud y, a través de ahí, han dado el salto a la carrera de Medicina. Gabriela comenzó en Salud y se decantó por el Tecnológico al contar con Dibujo Técnico, mientras que Óscar dio el salto del Tecnológico al de Salud en Segundo, ya que necesitaba otras asignaturas, que no le podían dar por falta de demanda. Gabriela cree que la clave de su éxito (13,975 sobre 14), además del esfuerzo, la organización e intentar llevar el temario al día, fue “ser realista y saber qué es lo que te estás exigiendo y lo que quieres conseguir. Así, me establecía un orden en los temas que tenía que estudiar y me ponía a ello”.

“Los profesores te van a exigir lo que creen que puedes dar, pero eres tú quien debes mover tu motivación interna y marcar las expectativas para lograrlo”, señaló. En este sentido Alba, que estudió en un centro concertado hasta Secundaria y a continuación en uno privado en Bachillerato, no notó mucha diferencia académica, pero sí que “los profesores tenían más interés en la evolución de los alumnos, se preocupaban más, estaban encima y se les veía más comprometidos contigo”, señaló esta estudiante que logró un registro global de 13,8.

José Manuel, que estudió hasta cuarto de la ESO en la Pureza de María y el Bachillerato en El Chapatal, ratificó la opinión de su compañera: “Hay más control sobre el alumno y te motivan a estudiar más. Se preocupan más”. En ese aspecto, la pública sería más laxa con el alumno: “Si quieres estudiar bien, es para ti y por tu futuro, no es el nuestro”. Y en este caso, para “los alumnos que necesiten motivación extra para sacar nota su mejor opción es un centro privado o concertado”, afirmó Teixeira, que aplicó la metodología y la dinámica de estudio adquirida hasta la ESO para continuar en el Bachillerato. En cuanto a la impartición de las asignaturas, “no hay diferencias tan abismales entre ambos modelos”, señaló, el alumno que logró 13,8 sobre 14.
Óscar Soler es un ejemplo de estudiante de centros públicos. Tras comenzar la Primaria en el Colegio de San Fernando, en Duggi, cursó la Secundaria y el Bachillerato en el IES Teobaldo Power. Con un 13,895, consideró que “lo que cuenta es tener buenos profesores, que sean capaces de motivarte”, aparte del “trabajo que ponga cada uno en aprender”. Su secreto fue “atender bien en clase, porque luego tienes que estudiar la mitad. Así vas entendiendo y se quedan más fácilmente los conocimientos, los aprendes mejor y lo disfrutas”.

Por último, Carla, aunque tenía facilidad para estudiar, “dependiendo de la asignatura, me organizaba de una manera o de otra. Cuando me tengo que poner en serio, lo hago a piñón. Hay asignaturas que sé que debo dedicarle más tiempo y empiezo antes, y otras que se me dan mejor y solo repasaba al final”.

Gabriela Canosa (Colegio La Salle). | F.P.

Gabriela Canosa Acosta (Colegio La Salle San Ildefonso): “Quería saber todo lo que podía sacar”

Gabriela, alumna del Colegio La Salle, llegó a la EBAU sin presión, ya que su nota de corte para Diseño no era alta, pero “me exigí lo máximo, quería saber todo lo que podía sacar”. Siempre se le ha dado bien estudiar ciencias o letras, pero se decantó por Diseño. “Fue hace años, siempre me ha atraído. El arte ha estado cerca de mi entorno y creo que podré desarrollar mi creatividad”. Es consciente de que la parte laboral “podría ser una preocupación”, y llegó a plantearse otras carreras, como Informática, “y luego relacionarla con el diseño, pero mis padres -informáticos- me aconsejaron que eligiera lo que más me gustara y que luego ya vería”. Hubiera sido complicado cursar una carrera y pensar cómo me iría en Diseño”. Su futuro estará vinculado al “diseño de publicidad, marketing, páginas web, productos, siempre orientando la creatividad a la tecnología”. No descarta estudiar o trabajar en las grandes urbes del diseño n

Alba Comas (Colegio Hispano Británico), | F.P.

Alba Comas Correa (Colegio Hispano Británico): “Había una competencia sana en clase”

Alba tiene claro que quiere estudiar Medicina en Navarra, donde ya tiene plaza. Así que llegó a la EBAU “muy tranquila y relajada, porque solo tenía que aprobar. Sin embargo, quería probarme y ver hasta dónde podía llegar y me esforcé al máximo”. Reconoció que en el colegio había un grupo de compañeros “que destacaban y que nos motivábamos y teníamos una competencia sana. Todos nos hemos apoyado en los momentos malos de cada uno”. Cuestionada por la elección de Navarra, afirmó que es “una universidad que invierte mucho en innovación e investigación, dos áreas que me encantan, y eso me convenció”. Reconoce que no fue fácil convencer a su familia, sobre todo a su madre. “Estaban asustados, pero han visto que vale la pena y saben que voy a aprovecharlo y trabajaré al máximo”. En Navarra no estará sola, ya que tiene a varios conocidos de la Isla que le ayudarán en la adaptación n

Carla Ledesma (IES Antonio González). | F.P.

Carla Ledesma Izquierdo (IES Antonio González): “Sabía que me iba a salir bien”

La tejinera Carla siempre había sacado buenas notas en el cole, pero no esperaba estar entre los cinco mejores de la provincia al realizar la EBAU. “Sabía que me iba a salir bien, pero no tanto. Llegaba algo nerviosa”, señaló. Proviene del IES Antonio González y anteriormente hizo primaria en el CEIP San Bartolomé. Varios compañeros de clase “también lograron buenas notas globales”, la de ella fue 13,770, y “al menos tres harán Medicina, otros Fisioterapia y la mayoría entrará en su primera opción”. Le atraía la veterinaria, pero debía marcharse a Gran Canaria y ahí chocó con la reticencia familiar, así que finalmente se decantó por medicina. “Me quedaré estos primeros años en La Laguna para adaptarme y continuar cerca de mi entorno, pero quiero cursar algún año fuera, por un Erasmus o un intercambio en otra universidad del país, conocer otros lugares y culturas”, resaltó.

Óscar Soler (IES Teobaldo Power) | F.P.

Óscar Soler Pérez (IES Teobaldo Power): “Echaré de menos a la familia”

Óscar tenía claro que haría una buena EBAU, ya que “llegaba con ilusión, pero no me esperaba que la nota fuera tan alta”. Por tanto, se llevó una alegría, ya que se inscribió en el doble grado de Matemáticas y Física en la Universidad Complutense de Madrid, “que es la nota de corte más alta de España, y espero entrar porque podré ponderar matemáticas y subir a 13,975”. En el abanico de posibilidades futuras que se abren no tiene claro si será “investigador en física teórica o experimental, docente o, si fuese posible, astronauta e ir al espacio”. La opción del doble grado le permitirá “aprender a la vez dos materias complementarias. Una da las herramientas y otra enseña las aplicaciones, y creo que tiene más sentido aprenderlas a la vez”. Los primeros meses le costará adaptarse, pero tendrá “experiencias muy positivas. Aprenderé y me conoceré más a mí mismo. Echaré de menos a la familia y el buen tiempo”.

José Manuel Teixeira (IES El Chapatal)| F.P.

José Manuel Teixeira Hernández (IES El Chapatal): “Me lo jugaba todo a una carta”

José Manuel esperaba tener buenas calificaciones en la EBAU, “porque había estudiado mucho y llegaba preparado”. “Quizás no tan altas, pero me esperaba entrar sin problemas en Medicina, porque había estudiado y trabajado bien desde el principio”, reconoció. El estudiante de El Chapatal llegó con buena media de Bachillerato, que le permitió “tener un poco de margen de fallo”. Además, tenía claro que “quería matricularme en Medicina, esperaba entrar y no contemplaba otras opciones” antes de la Selectividad. “Me lo jugaba todo a una carta y me me salió muy bien”, aseguró. Cuestionado por esta rotundidad, José Manuel señaló que “siempre me ha gustado tener contacto con la gente, creo que es un trabajo con el que puedes ayudar y también que no es aburrido”. Teixeira no se planteó la posibilidad de salir a estudiar fuera: “Aquí están mi familia y mis amigos” n

La convocatoria de julio comenzó ayer

Casi 890 estudiantes de la provincia tinerfeña, para 1.500 a nivel regional, comenzaron ayer las pruebas de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) en la convocatoria extraordinaria de julio.

A esta convocatoria que se celebrará hasta mañana se matricularon 765 alumnos en la fase general en Tenerife, 55 en La Palma, 15 en La Gomera y 7 en El Hierro. Por opciones, 35 han optado por Artes; 450 por Ciencias; 244 por Humanidades y Ciencias Sociales, itinerario Ciencias Sociales; y 113 por Humanidades y Ciencias Sociales, itinerario Humanidades. En cuanto a las 44 personas que solo realizarán la fase específica para subir nota, 43 lo harán en Tenerife y una en El Hierro. Por procedencia, 24 son estudiantes de Bachillerato y los 20 restantes, titulados superiores de Formación Profesional. El día 12 se conocerán las notas.

A las 9.00 horas se celebró la presentación y se dieron las instrucciones generales para desarrollar estas pruebas. Media hora más tarde comenzó el examen de Lengua Castellana y Literatura II para, a continuación, seguir con la prueba correspondiente a la primera Lengua Extranjera (Inglés, Francés, Italiano o Alemán) en el Aulario del Campus de Guajara de la Universidad de La Laguna; en el IES Alonso Pérez Díaz, en La Palma; en el IES San Sebastián de La Gomera, y en el IES Garoé, en El Hierro. Ya en horario vespertino, los alummos afrontaron Historia de España. Hoy continuarán los exámenes.

TE PUEDE INTERESAR