Guía de Isora

La protesta ecologista contra el puerto de Fonsalía llegará a la UE

Casi 10.000 firmas se han recogido ya en una campaña en Internet para pedir a Bruselas que no dé permisos ni fondos, al considerar que la obra “atentaría” contra la franja protegida Teno-Rasca

Proyecto previsto para el puerto de Fonsalía, que concentraría todas las comunicaciones entre el suroeste de Tenerife y las islas occidentales. DA
Proyecto previsto para el puerto de Fonsalía, que concentraría todas las comunicaciones entre el suroeste de Tenerife y las islas occidentales. DA

Parar el puerto de Fonsalía. Con ese objetivo Ben Magec-Ecologistas en Acción ha iniciado una campaña a través de su página web y en las redes sociales en la que realiza un llamamiento a presentar alegaciones en el departamento de Política Territorial del Cabildo contra el proyecto de construir un puerto en Guía de Isora para comunicar las islas occidentales, cuyo plazo vence el lunes día 22.

Paralelamente se ha activado una iniciativa en Internet, denominada Actúa por Hope (nombre del calderón tropical sacrificado en marzo después de que un barco le cortara la cola), para recoger firmas contra el inicio de la obra. Todos los apoyos recibidos, que ayer se acercaban a los 10.000, se entregarán en la Eurocámara y en la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

La federación ecologista se opone “rotundamente” a esta infraestructura, que, además de convertirse en el principal nudo de comunicaciones para pasajeros y mercancías entre Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, dispondrá de zona de atraques para embarcaciones deportivas y pesqueras.

“Es un atentado medioambiental con todas las letras, porque estaría ubicado en medio de la franja marina Teno-Rasca, de 69.489 hectáreas, calificada como Zona de Especial Conservación (ZEC), una figura contenida en la Red Natura 2000 cuya finalidad es asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y los hábitats naturales más amenazados de Europa”, asegura el colectivo ecologista, que califica de “agujero a la conservación” el área delimitada en la declaración de la ZEC para posibilitar la construcción del puerto. Sostiene que las instalaciones producirían “graves impactos” en la vida marina y en hábitats protegidos.

“En la zona norte de ese cuadrado no protegido para construir el puerto hay una colonia de tortuga verde, que es una especie de alto rango de conservación”, explicó ayer a este periódico una portavoz de Ecologistas en Acción, que subrayó que la franja marina Teno-Rasca alberga una de las pocas poblaciones residentes de calderón tropical del mundo, delfines mulares y otras 20 especies de cetáceos.

“El intenso tráfico marítimo que se desarrollaría es ya un serio problema en otras partes de esta ZEC por los daños y muertes debido a las frecuentes colisiones, así como el estrés que produce a estos seres la contaminación acústica y los vertidos contaminantes”, sostiene. Las organizaciones ecologistas justifican, además, su oposición en la existencia de cuatro puertos en 25 kilómetros de litoral, y, respecto a la saturación del puerto de Los Cristianos, abogan por una mejor gestión de los horarios de las navieras.

Desde la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) se recuerda que ya en el año 1998 en el primer documento del Gobierno de Canarias elaborado para la declaración de Lugares de Importancia Comunitaria de Tenerife para integrarlos en la Red Europea de Espacios Protegidos Natura 2000 se incluía todo el litoral de Guía de Isora en el denominado Lugar de Importancia Comunitaria Franja Marina Teno Rasca. “Sin embargo, por presiones políticas y económicas, se eliminó de ese LIC el tramo de costa donde se pretende construir ese puerto, a pesar de reunir los mismos valores que el resto del espacio marino protegido”.