arico

“La costa de Arico no debe ser un paraíso para fiestas y acampadas ilegales”

El concejal Sebastián Martín anuncia que se crearán dos plazas de policías, para las que se han presentado 130 aspirantes, aunque reconoce que “necesitamos veinte agentes y solo tenemos seis”
Sebastian Martín, en el centro, durante una de las notificaciones para desmontar acampadas / DA

El nuevo grupo de Gobierno de Arico quiere poner coto a la proliferación de acampadas y fiestas ilegales en su costa, en concreto en la zona que va desde Abades hasta la Punta de Abona e incluso en el cantón militar, donde según su concejal de Seguridad, Sebastián Martín, se vienen realizando “fiestas ilegales donde se consumen estupefacientes y con la gravedad de que muchos son menores”.

“Nuestra intención es terminar con las acampadas y fiestas ilegales y los vertederos incontrolados en los 20 kilómetros de costa y que se pueda conocer Arico por los muchos valores que tiene”, señaló el concejal de Primero Arico en Onda Tenerife.

Para ello desde su concejalía de Seguridad hace días que se vienen notificando a través de la Policía Local a cada uno de los campistas que se encuentran en zonas prohibidas o lugares inapropiados para ello e incluso se la comunicado a los propietarios de algunos terrenos que deben cerrar los accesos a los campistas “o lo haremos nosotros y luego se les pasará el cargo a los propietarios”.

Macrofiestas de menores con drogas

El Ayuntamiento de Arico procedió ayer a notificar el cierre de la zona de acampada que se encuentra entre Abades y la Punta de Abona, que se ha venido utilizando de forma “ilegal” según el concejal de Seguridad, Sebastián Martín, quien ayer mismo alertó que no solo “vamos a regular las acampadas” sino que se mostró rotundo a combatir también los vertederos ilegales y sobre todo las reiteradas fiestas privadas con episodios de drogas y violencia entre menores.

Más policías

Sebastián Martín agradeció el trabajo de los seis policías locales con los que cuenta el Ayuntamiento, porque “se desdoblan en su trabajo, cuando no se han cubierto las plazas de los agentes jubilados”, por lo que ya está dispuesto crear dos plazas de policías a las que se han presentado nada menos que 130 aspirantes. Martín reconoció que es una cifra insignificante, porque “nuestra plantilla recoge que deben ser trece agentes, cuando en realidad, por la extensión del municipio y su dispersión de la población, deberíamos tener viente, y ahora solo contamos con seis policías”.

TE PUEDE INTERESAR