Arona

Los Cristianos ‘despacha’ casi 40.000 pasajeros y 11.000 coches

Desde el miércoles al domingo, el puerto tiene previsto desarrollar 74 operaciones de las navieras Armas y Fred. Olsen, 12 más que en la primera Operación Salida de agosto

El puerto de Los Cristianos afronta desde el miércoles la segunda Operación Salida del verano con una previsión de movimiento hasta mañana de prácticamente 39.000 pasajeros y 11.000 vehículos asociados, en 74 operaciones de los buques de línea interinsular de Fred. Olsen y Naviera Armas, 12 más que en la primera de agosto. Esta actividad se viene realizando simultáneamente con las pesqueras, las propias de la marina seca y las excursiones marítimas, estas últimas con salidas diarias de las cuatro empresas al efecto instaladas en el muelle y un importante registro de turistas.

Así, vuelven a registrarse unos días de frenética actividad en el puerto sureño, para los que ha sido preciso movilizar en diferentes turnos hasta 30 policías portuarios que, entre otras tareas, velan por la seguridad y protección de los usuarios del muelle, los bienes y el medio ambiente; regulan el tráfico en las vías de acceso y controlan las operaciones portuarias, tanto terrestres como marítimas, que se desarrollan en la instalación. Uno de los días de mayor movimiento se registró en la jornada festiva del día 15, con embarques completos en horario de mañana hacia los diferentes destinos, estando previsto asimismo que mañana, fecha de regreso para muchos de sus de vacaciones o puente, también se desarrolle una actividad especialmente destacada entre las 20.00 y las 22.00 horas.

Cabe recordar que precisamente para que el tránsito de este importante volumen de pasajeros sea lo más ágil y seguro posible, la Autoridad Portuaria aplica en la instalación las nuevas medidas de seguridad incluidas en el Plan de Protección del puerto de Los Cristianos, documento de revisión acordado con el Ministerio del Interior en el que este insta al ente tinerfeño a adoptarlas con carácter obligatorio.

Entre ellas se encuentra el control estricto del acceso de vehículos a zonas ya de por sí limitadas, como los aparcamientos, evitando así complicar aún más la operativa en el interior del puerto. En este sentido, es también tarea de la policía portuaria garantizar el uso adecuado de las escasas plazas de aparcamiento existentes, siendo prioritario el estacionamiento para usuarios y trabajadores del puerto, como taxistas, guaguas y armadores, evitando así uso indiscriminado. No obstante, el paseo elevado para turistas y visitantes ubicado en el espaldón del puerto está disponible de 6.30 a 21.00 horas.