Granadilla

El puerto de Granadilla acoge la primera gran descarga de gas

El buque gasero ‘Madi’, de bandera portuguesa, descargó ayer 30 toneladas de gas propano para DISA, una operación que estaba previsto que durara 16 horas

Imagen del buque atracado en el puerto de Granadilla. DA
Imagen del buque atracado en el puerto de Granadilla. DA

El puerto de Granadilla recibió ayer a las 07.36 horas la llegada del buque gasero de bandera portuguesa Madi, el primero de estas característias que llega a las instalaciones sureñas para descargar 30 toneladas de gas propano para DISA. Se trata, así mismo, de la primera vez que una nave de estas características realiza una operativa de gran tonelaje, que, según fuentes portuarias, duraría 16 horas a lo largo del día de ayer. El barco de 74,94 metros de eslora por 14,2 metros de manga fue construido en el año 2004 y es el primero que realiza esta actividad después de que hace unos días se hicieran pruebas de descarga con cisterna con otro buque empleando menos toneladas, lo cual constituyó un éxito.

En próximas semanas, el puerto de Granadilla también recibirá otros buques para realizar actividades similares, con lo que se reanuda, de esta forma, la actividad en uno de los puertos más polémicos debido, precisamente a su escasa actividad. El retraso que está sufriendo la apertura de la planta regasificadora por los innumerables problemas técnicos y administrativos no está ayudando en nada a la prosperidad de este puerto.

De hecho, recientemente, el presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, pidió combinar el avance en renovables con la instalación de la regasificadora para reducir emisiones contaminantes y animó a las administraciones canarias a retomar la apuesta por el gas natural licuado (GNL) como vía para reducir de forma drástica las emisiones contaminantes a la atmósfera y reducir los costes del sistema eléctrico de las Islas. Sesé considera compatible la introducción de esta fuente energética con el avance en energías renovables. La institución cameral defiende la implantación del gas natural licuado por su “rentabilidad social” y también por su contribución a la competitividad económica de Canarias. Así, el próximo año entrará en vigor la limitación de las emisiones de azufre para el transporte marítimo, lo que, “multiplicará el uso del gas natural en los buques”. Ello obligará a los puertos a suministrar este combustible a las embarcaciones, lo que hace aconsejable el uso de regasificadoras.